El neumólogo Carlos Pallarolas, médico del Hospital Regional de Ciudad del Este, venció al COVID-19 y mostró su entusiasmo por recuperar la salud luego de una semana de internación en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente Juan Max Boettner (Ineram) de donde recibió el alta médica este lunes.

El médico oriundo de Itá contrajo la enfermedad realizando sus labores en el Hospital Integrado Respiratorio de Ciudad del Este, durante los últimos días de agosto. Ya recuperado criticó duramente a las personas que niegan la existencia del coronavirus y les invitó a guardar silencio ante un aumento de casos, la alta ocupación de camas de terapia intensiva y la muerte de sus colegas contagiados.

“A esas personas negacionistas y que viven diciendo estupideces les ruego que por favor guarden sus palabras. A partir de ahora se callen y dejen de decir estupideces. Lo único que hacen es desinformar y poner en peligro a la población”, manifestó Pallarolas.

Lea más: Pallarolas cuestiona a negacionistas del COVID-19: “que dejen de decir estupideces”

Señaló que la enfermedad es muy impredecible por lo que la tarea del personal médico se hace aún más difícil. Entre lágrimas y mucha emoción nuevamente agradeció a sus colegas que tratan a pacientes con COVID-19. “Hay que dar gracias a Dios y no olvidar a los compañeros, a las personas que están ahí en el frente de batalla. A los doctores y enfermeras que siempre están con una sonrisa y una voz de esperanza. Eso es importantísimo”, afirmó Pallarolas.

“Hoy vemos abarrotados los hospitales”

Señaló que hace 20 años abrazó la especialidad de neumología, pero esta fue la primera vez que sintió no contar con suficiente oxígeno para respirar. Manifestó que no cuenta con ninguna enfermedad de base a pesar de contar con un exceso de peso, lo que lo ayudó. “Es una sensación desagradable dar unos pasos sin tener oxígeno a mano. Es horrible”, relató el profesional en contacto con 1000 AM.

Lamentó que la ocupación de camas es alta y que nunca pensó ser testigo de esta situación que pone en riesgo la salud de la población. “Lastimosamente hoy vemos abarrotados los hospitales de pacientes y eso era lo que nunca quisimos ver. El objetivo siempre fue que sean atendidos todas las personas y eso lo vamos a lograr con la consciencia ciudadana”, explicó.

Lea también: Salud Pública solicita ofertas de camas de terapia intensiva a sanatorios privados

Pallarolas indicó que la situación depende de los cuidados individuales para evitar un brote masivo del virus en el país. Señaló que los pacientes diabéticos son las personas que más se complican, pero no contar con enfermedad de base tampoco es una garantía, “todo depende del estado inmulógico”, agregó.

“Eso no va a hacer el Gobierno, nadie, solamente la ciudadanía. Si no nos cuidamos vamos a tener contagios masivos, que es lo que estamos viendo. Eso es algo exponencial”, afirmó el especialista.

Sobre el uso del antiparasitario ivermectina señaló que no sirve para la prevención del COVID-19 y aseguró que no apoya tal actividad, debido a que no existe evidencia científica que compruebe su eficacia contra el virus. “No apoyo porque la gente puede tomarlo de una manera muy errada creyendo que por tomar ivermectina solucione el problema y esa no es la realidad. No tiene ninguna seguridad. Puede ser hasta terrorífico si se utiliza inadecuadamente”, expresó Pallarolas.

El Ministerio de Salud informó ayer 867 nuevos positivos con los que la lista asciende a 23.353. Así también reportaron 14 fallecidos y con esto el total de decesos suma 449. Mientras se encuentran internados 501 pacientes, de los cuales 101 están en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI). La cantidad de personas recuperadas es de 391, sumando así un total de 11.524 paraguayos que vencieron al virus.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar