En Itapúa cuentan solamente con 9 camas de terapia intensiva y sostienen que no van a dar abasto a nivel regional ni nacional si se desborda la situación. Desde el IPS de Encarnación, el Dr. Óscar Bottger, médico terapista, busca crear conciencia acerca del COVID-19 en redes sociales con algunas recomendaciones, tomografías de pacientes de nuestro país y hasta campañas publicitarias con mensajes fuertes.

Dijo que en el IPS de Encarnación, sin tener casos confirmados de COVID-19 en terapia, sus camas están altamente ocupadas, por lo que es inevitable preocuparse. “En nuestro hospital, que es unificado al igual que Ciudad del Este, tenemos capacidad de terapia intensiva hasta 9 pacientes, más capacidad de eso no tenemos, de ahí viene la preocupación. Desde hace un par de semanas no bajamos prácticamente nuestro nivel de ocupación de camas, estamos entre 70 y 80% continuamente. Los pacientes que ingresan, están graves y requieren por lo menos 2 semanas de ventilación mecánica”, afirmó a La Nación.

Explicó que las imágenes de tomografías que compartió son de pacientes de Paraguay, pero no son de su hospital, son de Ciudad del Este y del Ineram. Mencionó que el paciente que ingresa a terapia no es que mañana va a salir y dejar libre la cama para otro paciente.

“Nosotros, en nuestra terapia, estamos a la espera de resultados de hisopado de 6 pacientes. Somos un hospital respiratorio y cada vez estamos recibiendo pacientes con imágenes parecidas a estas, muy similares”, agregó.

Bottger reconoció que la situación de Itapúa o Encarnación no es la misma que Ciudad del Este, donde están en estado crítico en todos los sentidos, sobre todo en casos. “Nuestra preocupación es que sin tener casos en terapia intensiva confirmados, ya tenemos una ocupación alarmante de otros casos respiratorios y pacientes que esperan sus resultados”, refirió.

Leer más: COVID-19: desborde de casos preocupa a Círculo Paraguayo de Médicos

El médico terapista comentó que ellos reciben pacientes de otros puntos de Itapúa, como Natalio, María Auxiliadora, Capitán Meza, Colonia, cualquiera de ellos es potencialmente un paciente COVID y la capacidad de dar respuesta es absolutamente limitada.

“Vemos que el riesgo es cada vez más inminente y nuestro temor es que en poco tiempo nosotros podemos colapsar. Hay casos que son más sospechosos que otros, pero cualquiera de ellos puede ser. Por imagen, por tomografía, por presentación son idénticos a los otros pacientes, solamente se esperan sus resultados. El mayor grupo que tenemos son pacientes que tienen antecedentes de enfermedades, principalmente cardiovascular, más de 55 años, con obesidad, de los 6 son 4 diabéticos y 2 jóvenes asmáticos”, expuso.

A la espera de resultados

El especialista indicó que algunos pacientes están esperando hace 9 días sus resultados. “Sabemos que a nivel Central hay un déficit importante y se hablaba de 5.000 muestras pendientes. Nosotros tratamos de tomar todos los recaudos desde la prevención de los cuidados para bioseguridad nuestra y en cuanto a la terapéutica para los pacientes”, precisó.

Por otro lado, agregó que toman todos los cuidados como si fueran pacientes de COVID-19 y de acuerdo a la presentación clínica. “Empezar a tratar un paciente con COVID grave y tener resultado a los 8 o 10 días y recién empezar a hacerle un tratamiento dirigido probablemente llegamos tarde”, argumentó.

Dr. Oscar Bottger médico terapista del IPS de Encarnación, Itapúa. Foto: Gentileza.

Recomendación

Así también, el intensivista dijo que estuvo muy activo en los últimos días en las redes sociales tratando de crear un poco de conciencia. “Estuve compartiendo inclusive campañas publicitarias con algunos mensajes quizá un poco fuertes, tratando de llegar, porque nuestra preocupación es que hay un riesgo potencial de que esto se desborde y no vamos a dar abasto acá, a nivel regional ni a nivel nacional probablemente”, sostuvo.

Aseguró que ya vimos lo que pasó en el mundo y lo que está pasando en Ciudad del Este. “Estamos en comunicación con colegas y nos cuentan su preocupación, que compartimos plenamente. Se habla muy poco de la falta de insumos, que es a nivel nacional. Acá hay días en que no tenemos algún que otro medicamento importante en terapia intensiva y es lo mismo que comentan otros colegas de la capital o de Ciudad del Este”, lamentó.

Leer también: Paraguay, ante situación sanitaria descontrolada: “En breve será imposible atender a todos”

El recambio

Con relación a la cantidad de especialistas en terapia intensiva, dijo que son pocos, en el IPS de Encarnación están solamente 3. “En cuanto a recursos humanos somos pocos y hay colegas que se están enfermando, inclusive algunos de ellos de manera grave y delicada. En Ciudad del Este hay varios que están en forma grave. En el hospital respiratorio somos 3 intensivistas certificados y el resto del plantel completan compañeros de otras especialidades médicas, somos 7 en total. Hay un cuarto intensivista que está en el área polivante del hospital regional”, refirió.

Se preguntó quién tomará el volante de la situación si ellos caen. “Sabemos que terapistas intensivistas hay pocos y la gente que se forma en el área, que no tenga la especialidad puede darnos una mano, pero igualmente es limitado. El tema es quién va a tratar estos pacientes si caemos los que estamos en primera línea en terapia intensiva, miramos nuestra espalda y no hay mucho. Si bien hicimos capacitaciones, esto también tiene que ir acompañado de más contrataciones, de reforzar los lotes de médicos”, aseguró.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar