¿Puede el uso de mascarillas acelerar la manifestación de ciertos problemas estéticos en el rostro? Así se titula un material compartido por el Dr. José Sandoval, jefe de Residentes e Internos de la Unidad de Cirugía Plástica y Reconstructiva del Hospital de Clínicas y miembro de la Sociedad Paraguaya de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética (Spacpre), en el que señala que actualmente, a raíz del uso de mascarillas o barbijos, se incrementó la demanda de blefaroplastias o cirugías de párpados.

“Esta es la época del año en que la mayoría de las personas aprovechan para someterse a cirugías plásticas o estéticas. Si bien es cierto que en nuestro país esta situación se ha visto afectada por la disminución de casi el 50% de este tipo de procedimientos; en otros países como España, Corea, Estados Unidos o Japón se ha observado un incremento considerable de cirugías estéticas. Las exigencias, como el uso de tapabocas, hicieron que la mirada adquiera mayor relevancia y, por ende, aumentara la demanda de blefaroplastias”, explicó.

De acuerdo al cirujano, si se compara el contexto actual con años anteriores, mermó bastante la cantidad de pacientes que en esta época aprovechaban para hacerse algún tipo de cirugía estética. Incluso, a pesar de que la mayoría de los que acuden a consultorio refieren que trabajan bajo la modalidad de home office y el período de recuperación posoperatorio no representa un problema. “La mayoría está temerosa de que pudiera producirse un contagio dentro del consultorio o quirófano”, refirió Sandoval.

En este sentido, el profesional de la salud sostuvo que como sociedad médica se toman todos los recaudos necesarios para brindar una mayor seguridad a sus pacientes, siguiendo estrictamente los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud Pública para procedimientos quirúrgicos y optando por los sanatorios libres de COVID-19 para llevar a cabo las cirugías de manera exitosa. Otro de los requerimientos exigidos especialmente es la prueba obligatoria de COVID-19, 72 horas antes de cada cirugía.

“Si bien es sabido que las cirugías estéticas no son de carácter urgente, desde la Spacpre aplicamos ciertos lineamientos como optar por cirugías que requieran de anestesia locorregional y que los procedimientos en lo posible no sobrepasen las dos o tres horas de duración, tratando de evitar posibles complicaciones que pudieran sucederse dentro de una cirugía como una contaminación por COVID-19 por aerosoles dentro del quirófano”, argumentó.

Para llevar a cabo las cirugías en tiempo de COVID-19 se toman todos los recaudos necesarios para brindar una mayor seguridad a los pacientes. Foto: Gentileza.

Te puede interesar: Nuevo caso de COVID-19 en Tacumbú, suman 18 confirmados

Uso de mascarillas y consecuencias

Al respecto de si el uso de mascarillas puede aumentar la aparición de bolsas palpebrales (bolsa de grasa debajo de los ojos) por disminución del drenaje linfático, explicó que es poco probable, ya que el barbijo ejerce una presión superficial sobre la epidermis y dermis.

“Podría darse ese fenómeno en forma transitoria (mientras se utilice la mascarilla) por compresión de las bolsas grasas palpebrales, pero no de manera permanente, ya que disminuiría al dejar de usarlas”, agregó el profesional de la salud.

En cuanto al uso de mascarillas o barbijos tipo N95, que necesitan de un sellado especial para que sea 100% efectivo, refirió que podrían ocasionar úlceras por presión; es decir, lesiones en la piel producidas por la presión excesiva de un agente externo, que en este caso serían los barbijos. Estas por lo general son utilizadas por los médicos, que necesitan mayor protección frente al virus, de allí que en los últimos tiempos se viralizaron fotografías de doctores con los rostros marcados.

“Lo que más se ven realmente son eccemas por contacto en algunas personas que son alérgicas y otras lesiones como úlceras por presión, pero que no requieren de un procedimiento quirúrgico propiamente dicho, sino más bien un tratamiento no invasivo como el uso de cremas tópicas para tratar la lesión, en la mayoría de los casos”, precisó Sandoval.

Otra preocupación es el aumento o la deformidad del cartílago auricular por la presión de las gomas detrás de las orejas. El especialista en cirugía plástica descartó que esto fuera posible, puesto que el cartílago del adulto es poco deformable. “Si fuera un niño pequeño sí pudiera darse cierta deformidad en la parte de las orejas, pero en un adulto es poco probable que eso suceda”, argumentó.

Dr. José Sandoval, especialista en cirugía plástica de la FCM-UNA. Foto: Gentileza.

Leé también: Refuerzan control en CDE para el cumplimiento de restricciones de la cuarentena

Cirugías de urgencias

Por otra parte, el doctor Sandoval comentó que la Unidad de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva del Hospital de Clínicas, dependiente de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA, continúa trabajando por sistema de guardias, cubriendo las cirugías oncológicas como cáncer de piel y de miembros inferiores juntamente con el Servicio de Traumatología, así como las coberturas y curaciones de lesiones de úlceras por presión, a pacientes de clínica médica.

“Estamos tratando de centrarnos en pacientes que requieran de una urgencia aquí en el Hospital de Clínicas, es cierto también que en esta época el número de quemaduras ha aumentado y recibimos muchas consultas por esos casos, priorizando siempre los casos urgentes y posponiendo las cirugías programadas para más adelante. Estamos más enfocados en cirugías plásticas de carácter reconstructivo, ya que son urgencias que no pueden ser postergadas, como las cirugías de cáncer de piel, por ejemplo”, destacó.

Las cirugías plásticas reconstructivas que más se realizan en el hospital son las relacionadas a cáncer de piel como los carcinomas basocelulares y carcinomas epidermoides en rostro, las de colgajos de miembros inferiores u otras partes del cuerpo para coberturas de traumatismos y entre las estéticas sobresalen las blefaroplastias, más conocidas como cirugía de párpados.

Actualmente se brinda seguimiento a pacientes los lunes y viernes, de 7:00 a 12:00, en el tercer piso del bloque de Internados. Para más información, comunicarse con el doctor al (0981) 560-337 o con el Departamento de Comunicación Social de la FCM-UNA al (0981) 919-682, específicamente con la licenciada Sara Núñez.

La unidad cuenta con 10 profesionales, entre médicos instructores, residentes y el jefe de servicio, Prof. Dr. Celso Aldana. Foto: Gentileza.

Te puede interesar: Alto Paraná: “Hay más muertos por COVID-19 de lo que reporta el Ministerio de Salud”

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar