El panorama del departamento de Alto Paraná es bastante desalentador. Hay más muertes por COVID-19 en Alto Paraná de los que reporta el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPBS), lamentó la Dra. Idalia Medina, presidenta de la Asociación de Médicos de Alto Paraná, en comunicación con La Nación.

La profesional de la salud señaló que su afirmación se basa en que los resultados de las muestras son entregados en un promedio de 10 a 12 días y durante ese tiempo el paciente ya fallece en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), sin confirmarse si era o no COVID-19 positivo. Además, otros pacientes llegan ya muertos sin causa aparente, post mortem se le realiza la prueba, pero los resultados no se tienen de inmediato.

De acuerdo a Medina, el sistema de salud pública ya colapsó en el este del país, todas las camas de la UTI destinadas a COVID-19 positivos, sospechosos y aquellas camas destinadas a otras patologías ya están todas ocupadas, tanto en el Hospital Regional de Ciudad del Este (CDE), como en el Hospital Integrado Respiratorio (HIR) del Instituto de Previsión Social (IPS) y del Ministerio de Salud.

Dra. Idalina Medina, presidenta de la Asociación de Médicos de Alto Paraná. Foto: Gentileza.

Te puede interesar: El monumento más antiguo de Asunción está en peligro de desplome

La cantidad de casos respiratorios aumentaron exponencialmente hace unos 15 días y hace una semana el sistema de salud colapsó en el Alto Paraná. De allí que el Gobierno se apuró a volver a la fase 0 de la cuarentena inteligente en la región, pero posteriormente tuvo que flexibilizar la medida atendiendo al desborde social que se dio en reclamo.

“La ciudadanía tiene que acompañar esta lucha tomando conciencia de la gravedad de esta enfermedad, porque no importa que tengamos 1.000 camas si esto va aumentando exponencialmente como estamos viendo hoy, esto va a colapsar. De hecho, acá en Alto Paraná y CDE ya colapsó, porque la cantidad de camas que tenemos para la población realmente ya no hay, ya no hay camas de terapia intensiva, las camas UTI polivalentes también ya están saturadas”, precisó Medina.

El Ministerio de Salud Pública, por su parte, continúa con el discurso de que el sistema de salud no se encuentra colapsado, mientras la profesional de blanco asegura que este pronostico de las autoridades se refiere al resto del país, porque la situación en el este es calamitosa.

“Acá el brote empezó hace prácticamente 15 días y hace una semana que colapsó, mientras que el Ministerio de Salud dice que no, es cierto, no colapsó en todo el Paraguay, continúan teniendo UTI en la capital del país y en Central, pero acá ya no hay”, enfatizó.

Destrozos tras el anuncio del endurecimiento de la cuarentena en el Este. Foto: Pánfilo Leguizamón.

Leé también: Soleado inicio de semana

Cantidad de muertes a causa de COVID-19

A la fecha, el Ministerio de Salud reportó 1997 casos confirmados de COVID-19, de esa cifra hay un total de 18 víctimas fatales. Según la Dra. Medina esta cifra no es real, ya que los resultados de las pruebas de COVID-19 tardan un promedio de 10 a 12 días y en ese ínterin el paciente que ingresó con cuadro respiratorio y sospechoso de coronavirus generalmente ya muere, sin contar aún con el resultado, incluso, otros pacientes llegan a urgencias ya muertos sin causa aparente de muerte, pero para ellos son altamente sospechosos de COVID-19.

“No se puede decir la cantidad de muertos por coronavirus en Alto Paraná, porque hay más muertes de lo que uno ve en los informes del Ministerio de Salud. Porqué digo eso: porque hay pacientes que llegan muertos y no se sabe ni el porqué y como no tenemos el resultado inmediato no sabemos si cuantos son realmente los pacientes que ingresaron por COVID-19″, explicó la profesional.

Seguidamente, dijo que “después de muerto se le realiza la prueba, pero no se tiene el resultado, es por ello que no se puede estimar una cantidad real de muertes a causa del virus. Un paciente que ingresa con un cuadro respiratorio en la terapia y si al día siguiente muere, vos no sabes si es o no COVID-19 positivo y eso no entra en la estadística del Ministerio”, lamentó.

En este sentido, todos aquellos pacientes que ingresan a la UTI son tratados como COVID-19 positivo, se le hace el tratamiento como si fuera COVID-19 y el personal médico se cuida como si fuera positivo el paciente. Los médicos Dr. Emilio Fleytas y Dr. Pablo Cabral son los encargados de coordinar la UTI en el Hospital Integrado Respiratorio.

Hospital Respiratorio Integrado IPS/MSP de Ciudad del Este, donde se concentran los internados por COVID-19. Foto: Archivo

Camas en relación a cantidad de población

Las camas de terapia intensiva en el Hospital Regional de CDE, antes y durante la pandemia del COVID-19, eran de sólo 8; mientras que IPS contaba con 6 camas. En IPS, atendiendo a que se convirtió en el centro asistencial de contingencia, se aumentó en principio a 12 camas de terapia intensiva respiratorio. Ahora, se aumentó a 24 camas de terapia intensiva en el área respiratorio y se tiene previsto aumentar 14 camas más que serán montadas en estos días.

Alto Paraná, por la cantidad de población, debe contar con al menos 80 a 100 camas de terapia intensiva, según lo que recomienda la OMS, porque son casi 900.000 habitantes.

“La salud pública en Alto Paraná siempre fue muy dejada de lado, nunca se le dio la importancia que necesitaba, porque la densidad poblacional aquí cada vez aumenta, es como que se descuidó mucho durante largo tiempo y a consecuencia de eso ahora estamos sufriendo, peor aún con esta pandemia”, lamentó Medina.

Situación de los hospitales de Ciudad del Este

El Hospital Regional de Ciudad del Este, que forma parte de Salud Pública, está actuando como centro asistencial polivalente -tratando varias otras patologías en medio de la pandemia. También está el Hospital del Instituto de Previsión Social (IPS), que se convirtió en el Hospital Integrado Respiratorio Ministerio de Salud-IPS.

“Esto está funcionando en el predio del IPS y en el predio del Hospital Regional de Ciudad del Este todavía están funcionando los polivalentes, que son los pacientes no respiratorios, ni sospechosos de COVID-19. Todos aquellos pacientes que son altamente sospechosos o sospechosos del COVID-19 son derivados al Hospital Integrado Respiratorio IPS-Ministerio. Allí se cuenta con una unidad de cuidados intensivos para los pacientes COVID-19. También está preparada la sala de oxigeno para los pacientes que no necesitan terapia, pero que tienen que estar con oxigeno o internados”, precisó.

Medina agregó que si en el Hospital Regional de Ciudad del Este llegan pacientes, estos van al pabellón de contingencia que se tiene allí y si es sospechoso se le hace los estudios, de tomografía principalmente y si hay sospechas tomográficas se le envía directamente al Hospital Integrado IPS. Por el momento, no hay pacientes internados COVID-19 positivo en el Hospital, donde hay 8 camas de cuidados intensivos polivalentes, eso significa: accidentados, diabéticos, infartados, etc.

Larga fila frente al Pabellón de Contingencia para la toma de muestras. Foto: Gustavo Galeano.

Hospital Integrado Respiratorio

El Hospital Integrado Respiratorio IPS tiene 24 pacientes que están internados con cuadros respiratorios y de esos ya hay pacientes COVID-19 positivos. No todos están confirmados por el problema de la tardanza en la entrega de resultados. “Hoy en día están aumentando los casos, incluso, ya se van derivando a los pacientes a la capital porque ya no hay camas en la Unidad de Terapia Intensiva acá en los hospitales”, señaló Medina.

Te puede interesar: Por primera vez aplican bomba de baclofeno para lesiones medulares y cerebrales

Dejanos tu comentario

12H

Ante el salvataje de Friedmann ¿sería válida la opción de que legisladores expulsados vuelvan a sus bancas?

Click para votar