Con estos días lluviosos, húmedos, fríos o nublados, propios de la temporada invernal, es casi normal ver a la mayor parte de la población, mayormente niños, con manifestaciones alérgicas. Ricardo Meza, alergólogo pediátrico y jefe de la Unidad Pediátrica Ambulatoria del Hospital de Clínicas, asegura que la “alergia” a estas cuestiones relacionadas con el clima es un término de la jerga popular pero que no existe en términos médicos, por lo que asegura que desmentir este “mito” es propicio para los padres y ayudará en la prevención y cuidados ante las enfermedades respiratorias.

“Las alergias al cambio de clima o la humedad o a los climas fríos, en términos médicos reales no existen, son lenguajes coloquiales de nuestra población; lo que generalmente predominan en los días fríos y de humedad, son ciertos componentes, que además de los climáticos y medioambientales, facilitan la polulación de agentes como pólenes y microorganismos.

Estos se asocian a las manifestaciones en las vías aéreas sobre todo a nivel bronquial, provocando dificultad respiratoria, chillidos de pecho; así también a nivel de la nariz, congestiones nasales y aumento de la mucosidad o rinorrea, más conocido como chorreo de nariz; inclusive problemas oculares”, explicó Meza.

Ricardo Meza, alergólogo del Hospital de Clínicas. Foto: Gentileza.

Nota relacionada: Clínicas abarrotado: pacientes con síntomas respiratorios son derivadas a hospitales de Salud Pública

Niños con alergia a la humedad y al cambio de clima. Desde el Hospital de Clínicas explican factores desencadenantes de las alergias estacionales.

Alergia a la humedad

El profesional señaló que existen especies de hongos alergénicos en el ambiente, que coinciden con el clima y la humedad; que favorecidos por las condiciones, son capaces de reproducirse y colonizar en otros seres vivos, en este caso el ser humano, generando síntomas bronquiales.

“Existe un grupo de hongos que tiende a colonizar las vías aéreas, como el aspergillus, la candida o el mucor, entre otros, que quedan atrapados en las vías aéreas del paciente alérgico, provocando síntomas bronquiales en los niños, por factores de la naturaleza y es por lo que comúnmente escuchamos decir ‘tiene alergia a la humedad’”.

Te puede interesar: Camas de terapia en Clínicas: “Es habitual la ocupación de un 100%”, dice director

Alergia al cambio de clima

En tanto los cambios de clima, de frío a calor o viceversa, para muchos suele ser un estado de alarma de decaimiento, cuando lo que realmente sucede es un resentimiento de las vías respiratorias.

“En esta situación las alergias no están relacionadas puramente al clima, sino que a todos los factores medioambientales que la acompañan, como los pólenes estacionales, desconociéndose a pesar de las manifestaciones, acusando a otros factores”, explayó.

Las manifestaciones respiratorias son muy comunes en temporada invernal, asociadas a los virus que tienden a provocar dolor de garganta, de oído, y fiebre, síntomas que por lo general las alergias no presentan.

Ante posibles casos de cuadros alérgicos, las personas deben acudir a profesionales para la detección. Foto: Gentileza (Ilustrativa).

Leé también: No solo el COVID mata, el cáncer también: 32 fallecidos por falta de medicamentos durante la pandemia

Recomendaciones

El profesor Meza insta a los padres a mantener el esquema completo de vacunación del niño/a, acorde a su edad y temporada; así también evitar la exposición al frío y la automedicación; el uso de vaporizadores de ambiente ni braseros dentro de la casa; y acudir a los especialistas ante indicios respiratorios, a fin de que los mismos sean quienes indiquen el correcto tratamiento de acuerdo a la evaluación y la situación del paciente sea leve. Asimismo, apunta a que es importante tener en cuenta que las alergias se originan genéticamente y son predispuestas por factores ambientales.

La Unidad Pediátrica Ambulatoria del Hospital Escuela de la FCMUNA, desde el inicio de la temporada fría, ya ha cifrado un 30% de pacientes con afecciones alérgicas y respiratorias, que podrían ir en aumento. Estas evaluaciones fueron vistas a través tele consultas; registrándose entre las más comunes las provocadas por pólenes, hongos, por alergenos intradomiciliarios como los ácaros y el polvo; como también las alergias alimentarias, con características respiratorias, cutáneas y oculares.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar