Ciudad del Este. Agencia Regional.

“El regalo nuestro de hoy es poder hacer este servicio humanitario sin precedentes en el país por la pandemia del COVID-19”, dice el licenciado Carlos Vera Cañete, presidente de la filial Alto Paraná de la Cruz Roja Paraguaya, que cumple en esta fecha 25 años de servicio en el departamento.

Se había iniciado con solo 30 personas que dieron su tiempo para ayudar a otros y hoy cuenta con 110 integrantes. Estaba previsto que se integren más voluntarios, pero la etapa de formación de un nuevo grupo quedó truncada por actividades de esta emergencia sanitaria. Funciona en el local de la Liga Paraguaya por los Derechos de la Mujer, en el barrio Pablo Rojas.

Te puede interesar: Itaipú entrega kits de alimentos a comunidades indígenas del Alto Paraná

La filial se había iniciado con solo 30 personas que dieron su tiempo para ayudar a otros y hoy cuenta con 110 integrantes. Foto: Gentileza.

“Como voluntarios de la Cruz Roja en Paraguay, indiscutiblemente es totalmente nuevo este servicio que nos toca realizar ahora porque este tipo de emergencia sanitaria no la habíamos vivido anteriormente en el país. Pecaríamos de soberbios si decimos que estábamos preparados para esto; sin embargo, estamos desde el día uno en todos los frentes, en el puente, en los albergues, en las entregas de alimentos, en los hospitales, etc.”, afirmó Vera Cañete sobre el servicio que están cumpliendo en esta crisis sanitaria, en lo que respecta al departamento.

Cabe recordar que un grupo de voluntarios que cumplieron con la asistencia a los primeros grupos en los albergues de la zona quedó en esos locales a hacer también la cuarentena por la protección de sus respectivas familias.

Otras intervenciones de la Cruz Roja en el departamento fueron en la asistencia a familias afectadas por grandes destrozos dejados por temporales y durante las inundaciones que suelen ser situaciones repetidas en el país.

“Ser de la Cruz Roja es no saber de descansos, es una comida sin terminar, un trabajo a medio hacer, una cita sin cumplir, o una fiesta sin festejar; es amanecer entre llamas, humo y ropas empapadas; es tiritar de frío junto a la tibieza de los motores; es dejar a un ser amado para ayudar a uno jamás conocido”, dice como saludo la filial de la Cruz Rojas en su cuenta de Facebook.

La primera titular de la institución fue la señora Yolanda Aguilar, luego fue Darío Chávez, siguió Marcelo Giménez, como antecesores a Carlos Vera Cañete.

Un grupo de voluntarios que cumplieron con la asistencia en los albergues quedaron allí para protección de sus respectivas familias. Foto: Gentileza.

Leer también: Allanan autoservicio por proveer víveres a Municipalidad de CDE


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar