Sara Ayala

sara.ayala@gruponacion.com.py

Mientras los días de cuarentena pasan lentos para algunos, para otros se convierten en el tiempo justo para construir una fantasía infantil, donde no hay espacio para un maligno virus que hoy es el malhechor que azota al mundo.

El fin de semana pasado Emma cumplió sus 4 años de vida, pero esta vez una fiesta no fue posible. Con un poco de imaginación, pero llenos de amor, sus padres la sorprendieron con un castillo reciclado, construido con cartones de leche que se convirtieron en el muro perfecto que servirá de resguardo de la inocencia y los sueños de una niña.

Los padres de Emma aprovecharon las horas libres para armar el castillo de leche. Foto: Gentileza

En diciembre surgió la idea, confesó la madre de la niña, Karen Villasanti, quien recordó que fue su marido el que tramó la sorpresa, todo este tiempo se dedicaron a guardar las cajas vacías.

“Se le ocurrió a su papá, entonces empecé a juntar las cajas y al llegar a la cantidad necesaria empezamos a armar la sorpresa por su cumpleaños”, mencionó.

Lee también: Sorprendieron a quinceañera con caravana frente a su casa

Foto: Gentileza.

Su marido que es militar, dedicó todo su tiempo de descanso en armar el castillo para su hija. Con ayuda de la familia, durante una semana prepararon los bloques con las cajas de cartón, para que la pequeña pueda festejar su cumpleaños rodeada de sus seres queridos más cercanos.

Emma posando en su castillo. Foto: Gentileza.

Una mirada paternal y una decena de cartones de leche fueron suficientes para que la princesa Emma Valentina, tenga un castillo donde soñar, alimentar su imaginación y escapar lejos de esta realidad que agobia a todo el mundo.

Lee también: Worry time: para que los pensamientos no nos abrumen

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar