Los jóvenes rurales son creativos, proactivos y productivos que pien­san en trabajar y producen alimentos de buena calidad para las familias paragua­yas; por lo tanto, nos ayudan a lograr la innovación tec­nológica y la seguridad ali­mentaria de nuestro querido Paraguay, expresó el Ing. Agr. Édgar Alden Esteche Alfonso, titular del Instituto Para­guayo de Tecnología Agraria (IPTA) en conmemoración del Día Nacional de la Juventud, celebrado cada 21 de setiem­bre en el país.

La juventud es un sujeto estra­tégico de las políticas públi­cas y el IPTA ha asumido un compromiso con la juventud rural paraguaya, a través de su Dirección de Género y Juven­tud Rural – DGJR que entre otros objetivos está abocada a contribuir e implementar planes, programas y proyectos que garanticen el acceso de las mujeres y la juventud rural a las ciencias, tecnologías apro­piadas, agropecuarias y fores­tales, que permitan elevar la disponibilidad, productividad y comercialización de sus pro­ductos, para fomentar la igual­dad oportunidades y el recam­bio generacional en el sistema productivo.

“La juventud rural es protagonista de la innova­ción agraria”, así lo demues­tra el programa de Impul­sando a la Juventud Agraria Emprendedora que venimos realizando con varios jóvenes del país, que con entusiasmo y valentía han demostrado ser dignos representantes de sus territorios. Cada uno de los proyectos implementados por los y las jóvenes nos ha inspi­rado en realizar reflexiones y propuestas con sus principales aportes de aprendizaje com­partido, que pudiera servir como motivación para otros jóvenes rurales del país.

Hugo Florentín de Calle 8 mil, colonia Defensores del Chaco, Santaní, departamento de San Pedro, es horticultor y licenciado en Administra­ción Rural, su proyecto “Pro­ducción de tomate y locote bajo invernadero” con el cual mejoró la infraestructura de producción para lograr aumen­tar la productividad y conse­guir una producción continua durante el año.

Actualmente se encuentra enfocado en la diver­sificación de rubros y comer­cialización con valor agregado de sus productos, lo cual lo rea­liza bajo la marca “Granja Hor­tícola Rosa Noemí”. Mientras Darío Cabriza Ramírez es de Eusebio Ayala, Cordillera, es ingeniero agrónomo y tuvo una experiencia laboral en USA durante el 2018 lo cual lo motivó a generar una actividad productiva ganadera, imple­mentando el proyecto “Smart Beef, Producción de Carne Inteligente”, cuya propuesta es la producción de carne de calidad y rentabilidad a largo plazo que lo comercializa en su departamento.

Alba López es de Buena Vista, Caazapá, es ingeniera agró­noma y actual presidenta del comité Kuña Katupyry, su proyecto es “Pecuaria Alba” y propone un sistema pro­ductivo integrado de granja, donde se incluyen la produc­ción de aves de corral, cerdos y horticultura para aumentar los ingresos familiares con la comercialización directa de los productos en finca, evi­tando la intermediación y así lograr mejor rentabilidad de los productos de la agricultura familiar.

Asimismo, Ramón Giménez, de San Carlos, dis­trito de San Juan Nepomu­ceno, Caazapá, es bachiller técnico agropecuario e inge­niero agrónomo, su propuesta incluye dos proyectos produc­tivos dentro de Santa Clara Emprendimientos: “Kure Ñemopu’ã” que busca el incre­mento de la producción por­cina con la finalidad de mejo­rar el ingreso económico con la venta del producto obtenido, a la par de esto inculcar el tra­bajo en familia con la explo­tación del ganado porcino siendo este un animal dócil, el cual puede ser manejado por los integrantes de la familia rural campesina. Así también, “EIRU” la producción de miel de abejas.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar