Desde el Banco Central del Paraguay (BCP) reportaron que el escenario económico más favorable contribuyó a que la morosidad del sistema se ubique en niveles bajos al cierre del año pasado. Mencionaron que las buenas perspectivas para el 2024, junto con una inflación en la meta, podrían mantener ese nivel para este año.

Según el Informe Financiero de la matriz bancaria, la morosidad del sistema bancario logró reducirse al cierre del 2023 hasta ubicarse en un nivel del 3 %, menor al 3,40 % de noviembre del año pasado, pero levemente superior al 2,90 % en el que había cerrado el 2022. La tasa alcanzada al cierre del 2023 sigue siendo una de las más bajas de los últimos años, teniendo en cuenta las diferentes complicaciones económicas que experimentó el país y el mundo.

Al respecto, Miguel Mora, economista jefe del BCP, señaló que se ve un desenvolvimiento más favorable, incluso con las medidas de morosidad más estresadas aplicadas en la pandemia por el covid-19. “Vemos una reducción paulatina y esto viene de la mano de lo que comentábamos respecto a la tasa de referencia”, dijo.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Señaló que la actividad económica ha mejorado de forma considerable con niveles de inflación y expectativas que se han reducido, por lo cual, los agentes tienen una menor percepción de riesgos hacia adelante. “Los préstamos se están pagando y eso hace que se mantenga esos niveles de morosidad bastante bajos”, recalcó.

Te puede interesar: ¿Buscas trabajo? Esta semana habrá 2 ferias de empleo

Mora afirmó que teniendo en cuenta las perspectivas que tienen para la economía de este año, con una posible expansión del 3,8 % del Producto Interno Bruto (PIB) y una inflación en el 4 % de la meta del BCP, podrían mantener e incluso mejorar los niveles de morosidad para este año, lo que explicarían además la recuperación del poder de pago de los consumidores.

El experto mencionó que a este indicador se le suman las buenas perspectivas en cuanto a la inversión que estarían aumentando durante este año y que repercutiría sobre el desempeño económico y la mayor liquidez en todo el país, específicamente, en el sector de celulosa y frigorífico, que sumarían unos USD 5.000 millones en inversión.

Por otro lado, indicó que existe un buen pronóstico respecto a la inversión pública ante el pago de la deuda con el sector de la construcción, que haría más dinámica la actividad económica.

A diciembre del 2023, si bien se observa una menor morosidad en todo el sistema, el consumo, el comercio al por menor, comercio al por mayor y la construcción siguieron siendo las actividades con mayores tasas de atrasos, con 5,52 %, 4,58 %, 3,82 % y 3,35 %, respectivamente.

Ante el ordenamiento en los pagos en el sector de la construcción por parte del Estado, se espera que el mismo pueda seguir disminuyendo, generando un menor impacto en la morosidad total del sistema.

Leé más: Becal: recuerdan disponibilidad para posgrados en Canadá, España y EE.UU.

Dejanos tu comentario