El Banco Central del Paraguay presentó en la fecha su Informe de Política Monetaria a junio del año en curso, en el que resaltó la proyección central de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), que fue ajustado de 3,5% a 4,5%, explicado principalmente por un desempeño económico mejor a lo previsto en el segundo trimestre y por un cambio favorable en la situación sanitaria.

“En los últimos meses, los registros de actividad económica se han ubicado por encima de lo previsto en el informe anterior debido a los buenos resultados observados en la construcción, la ganadería y las manufacturas, principalmente”, destacó durante la presentación de los datos, Miguel Mora, jefe de Economía del BCP.

Los buenos resultados económicos y el aumento significativo de personas vacunadas sustentan el mejoramiento del PIB. Foto: Gentileza.

Apuntó que, desde la última revisión, la curva de infectados por COVID-19 se frenó significativamente, lo que dio un respiro al sistema de salud.

“Teniendo en cuenta este cambio en el panorama sanitario, se prevé que el dinamismo económico observado recientemente continúe afianzándose en los meses siguientes. Desde el sector externo, el impulso ha seguido siendo positivo, lo cual ha influido favorablemente en los resultados de la ganadería, las manufacturas y el comercio”, dijo.

Agregó que: “De esta manera, la corrección del pronóstico del PIB, por el lado de la oferta, se explica por una mejora en las líneas de otros servicios (incluye los segmentos más afectados por la pandemia), las construcciones, las manufacturas, el comercio y la ganadería”.

Lea también: Lanzarán circuito turístico histórico-cultural en el Chaco paraguayo

Explicó que, por el lado del gasto, se prevé un crecimiento más elevado de las inversiones, impulsadas por las construcciones y las compras de maquinarias y equipos. “El consumo privado también tendrá una mayor expansión, sustentada en la recuperación gradual del mercado laboral y en las mejores expectativas de los agentes económicos”, mencionó.

Dijo además que la proyección de inflación para el 2021 se ajustó de 3,8% a 4,0%, consistente con el comportamiento reciente de los precios y las mejores perspectivas económicas.

Normalización

El representante del BCP también puntualizó el inicio de la normalización de las condiciones monetarias, que podría darse en un futuro cercano.

“En un escenario de mejores perspectivas económicas, el reciente repunte de la inflación mensual, si bien se explica en gran medida por la mejora de la demanda externa (especialmente de la carne vacuna) y por los elevados precios de commodities a nivel internacional (particularmente del petróleo), eventualmente podría representar algún tipo de riesgo, derivado de los efectos de segunda vuelta (aunque aún no se observa) y en donde un potencial desanclaje de las expectativas de inflación podría volverse más relevante”, expresó.

El crecimiento del PIB se sostiene en el buen momento que pasan sectores como la construcción y ganadería al igual que los commodities. Foto: Gentileza.

Mora agregó que en atención a lo señalado precedentemente y, considerando que los cambios de la política monetaria actúan con rezagos sobre las variables macroeconómicas relevantes, el retiro de los estímulos monetarios debería iniciarse en el menor tiempo posible para garantizar el cumplimiento de la meta de inflación en el mediano plazo y, en consecuencia, generar nuevamente los márgenes de maniobra para mitigar eventuales shocks adversos en el futuro.

Puede interesarle: Israel es el primer país del mundo en autorizar la vacunación a niños entre 5 y 11 años

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar