Si sos una empresa, organización de la sociedad civil o una institución pública que aplica prácticas de inclusión laboral y accesibilidad, que se note y que otras quieran seguirte. Este es el mensaje que quiere transmitir la Fundación Saraki, que junto con la Red SUMMA (Red Paraguaya de Empresas Amigas de la Inclusión), tuvieron la idea de reconocer a las instituciones que realizan buenas prácticas, con un sello de excelencia inclusiva denominada sello “Empresas i”.

La iniciativa fue plasmada recientemente, con la esencia básica del reconocimiento a aquellas que cumplan con estándares y alcancen los puntajes de evaluación de buenas prácticas, que están estipuladas en las bases y condiciones de la campaña.

Lea también: Crecimiento real se dará cuando la actividad vuelva a los niveles prepandémicos

Para acceder al sello, las empresas dispondrán de una herramienta de autodiagnóstico de inclusión y accesibilidad, que servirá para encaminarse a la obtención del máximo Sello de Excelencia Inclusiva, previo a otros sellos intermedios en el proceso, según informaron desde la Fundación Saraki.

Empresas, organizaciones e instituciones públicas pueden postularse para acceder a los distintos sellos progresivos y luego buscar el de excelencia máxima o de "Empresas i". Foto: Gentileza.

Pasos para acceder al sello

El primer paso es la adjudicación al sello “Amigas de la Inclusión”, para lo cual deben integrar la Red SUMMA y participar al menos de una capacitación sobre derechos y políticas inclusivas, denotando así el compromiso de la empresa en trabajar todos los aspectos relacionados a la inclusión.

El siguiente nivel es acceder a la herramienta digital de autodiagnóstico, en la que realizarán una evaluación más exhaustiva en diferentes categorías. En cada categoría deberán completar los indicadores asignados, adjuntar documentos respaldatorios requeridos y elaborar un plan de acción de mejoras.

Posterior a esto, un equipo especializado de los propulsores realizará una evaluación técnica y análisis de las buenas prácticas, que determinarán el cumplimiento efectivo de todos los indicadores calificados en la evaluación.

Los sellos progresivos o intermedios están compuestos por cinco categorías: “Gestión de Recursos Humanos”, “Cadena de Valor”, “Comunidad”, “Accesibilidad Física” y “Accesibilidad Comunicacional”.

Excelencia inclusiva

Solo una vez que las empresas obtengan los cinco sellos progresivos, podrán postular para obtener la máxima distinción, que es el sello “Excelencia Inclusiva”, convirtiéndose así en “Empresas i”.

Las que lleguen hasta este último eslabón, recibirán además reconocimiento público que acredita el esfuerzo en materia de inclusión de personas con discapacidad, mejorando la reputación corporativa, difusión de las buenas prácticas de gestión institucional inclusiva; además de poder compartir sus experiencias en distintas actividades, materiales de comunicación, documentales, seminarios y eventos.

Puede interesarle: Santiago Peña: “Quien mueve la economía es el sector privado”

El sello “Excelencia Inclusiva” cuenta con el apoyo de la oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo (DRL, por sus siglas en inglés), del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Durante el reciente lanzamiento, encabezado por la presidenta y el director ejecutivo de la Fundación Saraki, María José Cabezudo y Raúl Montiel, se presentó la iniciativa a representantes de las empresas, autoridades del Gobierno y a organizaciones aliadas. Participó también la ministra secretaria ejecutiva de la Secretaría Nacional por los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad (Senadis), Mariela Ramírez.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar