El Banco Central del Paraguay (BCP) emitió su informe relacionado a la estabilidad financiera, en el que señala que desde el último informe publicado en noviembre del 2020, el escenario externo relevante para Paraguay mejoró, considerando los avances alcanzados con la aplicación de vacunas y la reanudación de actividades que permitió un mayor dinamismo en la economía mundial.

Las perspectivas de crecimiento para el 2021 fueron revisadas al alza tanto para las economías avanzadas como para las emergentes y en desarrollo. Los principales socios comerciales mostraron también un mejor panorama económico, aunque algunos socios comerciales, en especial los de la región, están enfrentando una intensificación de la crisis sanitaria, lo que constituye un riesgo a la baja.

En cuanto a los precios de las materias primas, se registraron subas en la mayoría de los commodities agrícolas relevantes para las exportaciones del país. Sin embargo, también se registraron aumentos en el precio del petróleo, lo cual contrarrestaría o atenuaría la mejora esperada en los términos de intercambio, al ser Paraguay un importador neto de los derivados del crudo.

Con relación a las condiciones financieras internacionales, las mismas se mantuvieron laxas, mientras que la percepción de riesgo de la región permaneció moderada.

Lea también: Petropar sube precios desde las 00:00 de este sábado

En el informe anterior se destacaban ciertas señales de recuperación económica en los indicadores de corto plazo del tercer trimestre, coherente con la mayor flexibilización de las medidas de contención social, la reapertura de más sectores económicos y el apoyo de las políticas contracíclicas implementadas.

Dicha recuperación, más rápida que la prevista en algunos sectores, se afianzó en el cuarto trimestre y, como resultado, generó una contracción más leve del PIB 2020 (-0,6%) respecto de las previsiones al inicio de la pandemia.

Dinamismo moderado

En el primer trimestre de este año, la actividad económica mantuvo un dinamismo moderado en medio de un empeoramiento de la emergencia sanitaria, situación que impulsó al Gobierno a reimponer transitoriamente medidas restrictivas a la circulación y a las actividades que implican mucha interacción social.

A esto se suma el limitado acceso a las vacunas y el lento avance en el Plan Nacional de Vacunación. En este contexto, la incertidumbre con relación al dinamismo futuro de la economía se amplificó, lo que podría acrecentar los riesgos para el sistema financiero, principalmente, en el probable caso de que exista un mayor deterioro de la capacidad de repago de la deuda de las personas y las empresas, sostiene el reporte.

En el sistema financiero local, el activo total de bancos y financieras se expandió de forma significativa en los últimos doce meses, en un contexto de mayor liquidez en la economía y dinamismo del crédito, resultado, en parte, de las medidas financieras que el Banco Central puso a disposición de las entidades para apoyar a las familias, a las empresas y a la economía durante la situación de pandemia.

Más específicamente, el aumento del activo fue resultado de la contribución positiva de todos sus componentes, aunque destaca en primer lugar el desempeño del crédito. Desde mayo del 2020, la tendencia decreciente de la cartera de créditos en moneda nacional empezó a revertirse, alcanzando en el primer trimestre de este año un crecimiento interanual (16,4%) superior al promedio de los últimos cincos años (10,5%).

En moneda extranjera, el crédito se contrajo durante todo el 2020, exhibiendo un nivel mínimo en el mes de setiembre (-9,0%) de ese año. A partir de entonces, los datos dieron cuenta de su progresiva reversión (-2,3% interanual a marzo del 2021).

Puede interesarle: Taffix, ideal para el uso en ómnibus y lugares cerrados con mucha concurrencia

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar