El empresario gastronómico Juan Grassi manifestó al equipo de Universo 970 AM y GEN que el nuevo decreto no beneficia en absoluto al sector, ya que el levantamiento gradual se extiende solo hasta la medianoche y aún deja mucho margen entre lo que se necesita.

Lamentó que el decreto N° 4.660, que establece nuevas medidas en el territorio nacional desde hoy 22 de febrero del 2021 y se extiende hasta el 14 de marzo del 2021, no se haya ajustado a la petición de los rubros afines de que la circulación se pueda dar hasta las 2:00, por lo que se sienten en las mismas, dijo.

Los representantes gastronómicos aseguran que la ciudadanía está educada con el protocolo, y que el problema es la clandestinidad. Foto: Archivo.

Lea también: Gremios exigen al Gobierno luchar contra la clandestinidad

Políticas públicas

“Todavía hay muchísima gente que perdió su trabajo y no tendremos el repute esperado, es probable que mejore, y en ese sentido es que se debería acompañar con políticas públicas, de modo a evitar que más empresas y trabajadores terminen en las calles, generando un gran problema social. Pero lastimosamente, pedir eso al Gobierno ahora ya es mucho”, sentenció.

La normativa establece que los locales gastronómicos podrán operar dentro del horario de las 5:00 hasta las 23:59, con agendamiento previo, reserva de mesa y con registro individualizado de las personas atendidas.

Con relación a la expectativa de recuperación, puso en contexto la situación actual del empleo, ya que se perdió cerca del 35% de las empresas que trabajaban en los sectores de gastronomía y eventos, sin contar la cantidad de empresas que aún tienen a cerca de 5.000 empleados del sector formal suspendidos, lamentó.

Clandestinidad

Así mismo, señaló que los empresarios y propietarios de establecimientos están conscientes de la cantidad de casos de COVID-19 y creen que la ciudadanía está educada con tales medidas, el lavado de manos, aplicación del alcohol, el uso del tapabocas, y no tiene problemas que se le tome la temperatura, pero que lastimosamente el Gobierno una vez más está aplicando trabas al sector.

“Lo que está pasando es que mucha gente no está saliendo por temor, no precisamente por la cuestión sanitaria, porque si vamos a hablar desde el punto de vista de la aplicación de protocolos, medidas de seguridad de higiene, los restaurantes y afines estamos aplicando todas las normativas”, expresó Grassi.

Recordó que la ley de emergencia para el sector gastronómico y afines llegó a los diez meses de la pandemia, es así que no lo sintieron como una ley de emergencia realmente y ahora con estos nuevos pequeños avances, no entienden a qué se quiere llegar.

El empresario manifestó que en términos de colapso sanitario el país realmente no está en tal situación, gracias a que la ciudadanía se está comportando responsablemente, al igual que los establecimientos y no entienden por qué no se les da la mano, a ayudar a eliminar más bien la clandestinidad, que es el principal y verdadero problema.

“Lastimosamente, hay eventos clandestinos donde se encuentran grupos de amigos en casas particulares, en quintas quizás un poco alejadas, pero donde no se respetan las medidas y de esos actos salen los casos de contagios masivos que repercuten en el sistema sanitario”, agregó.

Puede interesarle: Pese a expectativa de crecer 4% en el 2021, políticas macro están desalineadas, según economista

Tratamiento desigual

Ese tratamiento desigual es el que indigna y golpea bastante a los empresarios formales, al que nombró como una actitud hipócrita, ya que no puede ser que a algunos sectores, comercios o a unos amigos del Estado se les permita actuar en la clandestinidad, ya sea pagando coimas o simplemente no acatando los decretos operan igual.

En cuanto a acciones previstas por parte de los sectores que siguen afectados con el nuevo decreto, indicó que estarán reunidos esta tarde, ya que muchos de los colegas están desilusionados y no saben si se acatará el decreto.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar