La expresión hebrea Tikún olam (reparar el mundo) encaja perfectamente en lo que el dispositivo OrCam ha comenzado a realizar en la vida de Milagros Villa Aguilar, una adolescente de 16 años que vive en la ciudad de San Lorenzo y que ha sido la primera paraguaya en acceder al uso de la innovadora tecnología para personas con ceguera o alguna dificultad visual, gracias a una donación realizada por el Estado de Israel, a través de la embajada de Israel en Paraguay, concurrente en Montevideo.

Fue con la explicación de esa frase que Martín Admen, CEO de HC Innovations, daba inicio a un evento cuyo eje central era la firma de un convenio entre el banco BASA y la empresa que representa a las innovaciones creadas por la Universidad Hebrea de Jerusalén, para que más paraguayos puedan tener facilidades financieras para acceder al dispositivo.

Le puede interesar: HC Innovations y Banco Basa firman convenio para acceder al dispositivo OrCam

Una parte importante de la historia de vida de Milagros fue contada durante el evento de presentación de OrCam en Paraguay. Foto: Carlos Juri.

Un milagro para Milagros

Pero, la historia de vida de Milagros era el alma del evento y la gran mayoría de los presentes no pudo evitar emocionarse con la fortaleza de la adolescente, que el pasado 23 de diciembre cumplió 16 años y que desde su nacimiento sufre de ceguera, que nunca fue una barrera para ella, ya que cada día lucha por conseguir sus sueños y realizar las actividades que más le gustan.

Es estudiante de piano en el Conservatorio de Música Pytyvo y acaba de pasar al segundo año de la Media, además, está realizando pruebas de canto y estudia en dos colegios al mismo tiempo. “Es una alumna excelente, hija ejemplar y amiga incondicional”, cuenta su madre y agrega que “la pequeña Mili es su razón de vivir”.

Milagros llega acompañada de sus padres, Estela y Carlos, al evento de lanzamiento de OrCam en Paraguay. Foto: Carlos Juri.

Un regalo de cumpleaños

Milagros, olimpista y fanática de Roque Santacruz, recibió el dispositivo hace una semana, justamente el día que cumplía años. El especialista tecnológico con que cuenta HC Innovations para capacitar a los usuarios de OrCam le enseñó a dar los primeros pasos con este innovador dispositivo, colocado a sus lentes.

“¡WOW!”, fue la primera expresión que soltó Mili, cuando apuntó el dispositivo hacia un texto y este automáticamente comenzó a reproducir de manera auditiva lo escrito en el papel. Todo era sorpresa y emoción porque ella estaba ávida de leer todo lo que estuviera a su alcance.

Horacio Cartes, presidente de HC Innovations, agradeció al Estado de Israel a través de su embajada, la donación que realizó para con la compatriota Milagros. Foto: Carlos Juri.

Mamá

Pero luego, cuando llegó el momento de pasar a probar otra de las funciones con que cuenta OrCam, el de reconocer a las personas que están en frente, un emotivo silencio fue solo quebrado por el sollozo de Mili. Había apuntado al rostro de Estela, su madre, y el dispositivo respondió con esa primera palabra que en gran parte de los casos, es la primera que todo ser humano pronuncia en la vida: “mamá”.

OrCam comenzaba a reparar el mundo para Mili y su entorno familiar. El primer libro que decidió leer fue una enciclopedia sobre los océanos y el segundo, la Biblia. Ella ya decidió que va a estudiar Psicología porque, nos cuenta, le gusta escuchar, hablar, aconsejar y ayudar a las personas.

Estudia en dos colegios

“El siguiente libro que voy a leer creo que será uno sobre Psicología”, relata mientras manipula hábilmente su aparato celular. Antes de OrCam, la madre era la encargada de leerle los mensajes que recibía en él y como todos, no pudo asistir a clases presenciales a causa de la pandemia, por lo que también Estela tenía que leerle la tarea en formato de tribia, que le hacían llegar de los dos colegios a los que ella asiste.

“Lo primero que hice fue agregarle a mi mamá, a mi papá y a mis hermanos, incluso intenté con mi perro, y el dispositivo me responde, pet (mascota en inglés)”, cuenta mientras sonríe. Se la siente feliz e independiente. “Me lee todo lo que hay en la heladera, las marcas también y ahora ya lo estoy usando de manera continua”, nos cuenta.

Milagros recibió dos obsequios el día que cumplió 16 años, y ella asegura que fueron los mejores momentos de su vida. Foto: Carlos Juri.

La familia está feliz

“Es impresionante, toda la familia está feliz, porque vemos a Milagros con tantas ganas, tanto deseo de superarse y con OrCam ahora tienen que ver como se moviliza, ella es guapísima y domina la tecnología”, agrega la madre de Mili, quien no oculta su felicidad por el momento que viven. Esto, ante la atenta mirada de Carlos, el papá de Mili, quien solo escucha y casi no interviene en la entrevista. Está demasiado emocionado para hacerlo.

“El próximo desafío es salir a la calle y leer los carteles”, confiesa Mili. La microcámara tiene la capacidad de leer, además de textos en periódicos, revistas y libros, señales de tránsito o etiquetas, códigos de barra, billetes y cuenta con una función capaz de dar detalles de las personas que están próximas, sin necesidad de identificarlas.

El miércoles 23 de diciembre, Mili recibió dos regalos que sin dudar, marcarán un antes y un después en su vida. Fue el día en que comenzó a utilizar el dispositivo OrCam y mientras le cantaban el cumpleaños feliz, llegó alguien a quien ella admira profundamente.

Roque Santacruz, como embajador de OrCam en Paraguay, estuvo presente en el cumpleaños de la primera persona que utiliza el dispositivo en el país. Foto: Carlos Juri.

¡No lo puedo creer!

Le pidieron que se pusiera los lentes que llevaba una microcámara OrCam y se paró frente a la persona quien había llegado segundos antes. Automáticamente OrCam le transmitió a Milagros, el nombre de la persona a quien tenía en frente: “¡Roque Santacruz!”, avisó el dispositivo y sin poder creer, ella simplemente lo abrazó y todos los que observaron esa escena fueron incapaces de contener las lágrimas de la emoción.

El ídolo del fútbol paraguayo fue nombrado embajador de OrCam en Paraguay y él tampoco pudo sustraerse al emotivo momento. “Estaba Roque en frente mío, no puedo creer, todavía no lo puedo creer. Fue un día inolvidable y no creo que pueda superar nunca ese día”, repetía una emocionada adolescente de 16 años, cuyo mundo comenzaba a ser reparado por Orcam.

Le puede interesar: OrCam, dispositivo que cambiará la vida de personas no videntes



Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar