El cierre de los comercios en Ciudad del Este es casi absoluto y prácticamente no hay movimiento desde que se cerró la frontera, señaló esta mañana el gobernador de Alto Paraná, Roberto González Vaesken, en contacto con Universo 970 AM.

Como accionar por parte de los referentes del comercio fronterizo y los diferentes actores, plantearán a las autoridades, por un lado, la reapertura gradual de la frontera para poder movilizar el comercio nuevamente desde mayo y, por otro, medidas económicas para las tiendas de CDE, en relación a los duty free para que sean igual de competitivas.

Lea también: Médicos de CDE no están de acuerdo con apertura de la frontera

“La caída del comercio es casi absoluta, prácticamente no hay ningún movimiento. Ya se está despidiendo muchísima gente, la mayoría está sin trabajo, se cierran los comercios y se suma a la cantidad de personas que ya estaba necesitando alimentos en Alto Paraná”, expresó González Vaesken.

Mencionó que muchos de los comercios, en especial las tiendas y los shoppings, están viendo nuevas alternativas tratando de implementar las ventas electrónicas, el telemarketing o el delivery, pero que prácticamente no se está moviendo esos canales, por lo que se está generando un desespero.

Piden que se de la reapertura gradual de la frontera de CDE. Foto: Dolly Galeano

Al respecto, dijo que si no hay una rápida respuesta del Gobierno a los empresarios, por lo menos para que tengan alguna esperanza, van a tener que despedir a más personas porque no pueden seguir aguantando los costos que implica un comercio, como el pago del alquiler, sueldos e impuestos que se vuelve muy engorroso y dificultoso para todos.

Es así que por ello, esta mañana, se realizará una teleconferencia con los empresarios y diferentes actores del circuito de Ciudad del Este, para tratar el tema de la actividad económica, de modo a contar con un documento para plantearle a las autoridades los dos aspectos que consideran prioritarios mencionados al principio.

Alternativas

En cuanto a la reapertura de la frontera, el gobernador aclaró que están evaluando una lluvia de ideas y que todavía no hay nada concreto, pero hablan de un paso gradual de modo a que las personas puedan ingresar razonablemente en cantidades limitadas, habilitando quizás solo la mitad de las manzanas comerciales y adquiriendo equipamientos como cámaras de desinfección para las personas que ingresen.

Puede ser interesante: Emprendedores producen protectores faciales

Respecto al segundo punto, recordó que la Cámara de Comercio de Ciudad del Este ya había solicitado para las tiendas una regulación similar a las de los duty free; es decir, que también estén libres de impuestos, de modo a que puedan ser igual de competitivas que las tiendas brasileñas.

Al tiempo de evaluar el enorme impacto negativo que seguirá repercutiendo el cierre de la frontera, al no generarse las reexportaciones que mueven cerca de US$ 3.600 a US$ 4.000, porque los brasileños no pueden ingresar a comprar, a lo que suma la caída de la economía brasileña al perder fuertemente valor su moneda frente al dólar, impactando en la capacidad de compra de los brasileños.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar