Los peruanos comenzaron a votar este domingo para elegir un nuevo presidente en los comicios más abiertos de su historia, con 18 candidatos y ningún favorito, y al término de una semana que vio morir de coronavirus a más de 380 personas en un día, un récord.

“No quisiera votar, porque no hay un candidato idóneo, pero más miedo me da que entren los radicales al gobierno”, dijo a la AFP Johnny Samaniego, un limeño de 51 años, afuera del Estadio Nacional.

Hasta el cierre de la campaña, los peruanos mostraron apatía hacia esta elección que debe poner fin a un quinquenio marcado por las convulsiones y el 28% no sabe por quién votar.

“Hay que ejercer el voto y es nuestra obligación, sobre todo en este momento tan difícil que vive el país”, dijo la limeña Rosario Villacrés al canal RPP al ingresar a votar en el Estadio Nacional.

Sin partidos políticos fuertes y en una nación donde el candidato importa más que la ideología, hay 10 postulantes de derecha o centroderecha, cuatro de izquierda, tres nacionalistas y uno de centro. Ninguno supera el 10% de intención de voto, lo que vaticina una definición en segunda vuelta, el 6 de junio.

Mirá también: Ofrecerán jornadas educativas para pacientes diabéticos, vía Facebook Live

Los siete candidatos con opciones de pasar al balotaje son el exlegislador Yonhy Lescano (centroderecha), la antropóloga Verónika Mendoza (izquierda), el economista Hernando de Soto (derecha), Keiko Fujimori (derecha populista, hija del expresidente Alberto Fujimori), el exfutbolista George Forsyth (centroderecha), el maestro y sindicalista Pedro Castillo (izquierda radical) y el empresario Rafael López Aliaga (ultraderecha).

Como hay un empate estadístico entre ellos, ésta es “la elección más fraccionada en la historia”, sentenció el jefe de la encuestadora Ipsos Perú, Alfredo Torres.

En los comicios también será renovado el Congreso unicameral de 130 miembros y los sondeos pronostican una nueva atomización en el nuevo Parlamento.

Lea también: Francisco celebra una misa sobre la “misericordia” con presos y refugiados

Votar con distancia

El nuevo presidente debe asumir el 28 de julio, día en que Perú conmemora el bicentenario de su independencia, y tiene el reto de superar la emergencia sanitaria, la recesión económica y la crisis política en una nación de 33 millones de habitantes.

Los centros de votación abrieron a las 7:00 locales (12:00 GMT) y funcionarán durante 12 horas, cuatro más que lo habitual, para recibir los sufragios de 25 millones de peruanos, quienes han visto pasar cuatro presidentes desde 2018.

La oficina nacional electoral (ONPE) habilitó 11.402 centros de votación, tres veces más que lo habitual, para tratar de evitar aglomeraciones en medio de la segunda ola de la pandemia.

Unos 160.000 militares y policías fueron desplegados para garantizar la seguridad en las ciudades y pueblos de la selva amazónica, la sierra andina y la costa, donde se encuentra Lima.

De ellos, 20.000 policías fueron destinados exclusivamente a controlar las medidas sanitarias en los centros la votación, dijo el ministro del Interior, José Elice. La cifra equivale a menos de dos agentes por cada centro de sufragio.

A pesar del temor a los contagios, la ONPE anticipó una participación de “nueve de cada diez peruanos” en los comicios, aunque el país vive la semana más mortal en 13 meses de pandemia, con un récord de 384 muertos el sábado.

El voto en Perú es obligatorio y quienes no sufragan se exponen a multas. Los contagios promediaron 9.667 al día durante la última semana, la cifra más alta desde que la pandemia irrumpió en Perú hace 13 meses.

Mirá también: Un joven muere en Bélgica al intentar escapar de la policía durante una fiesta nocturna

Colas para comprar oxígeno

Mientras unos peruanos empezaban a votar, decenas de otros hacían fila afuera de locales de venta o donación de oxígeno en Lima para conseguir una recarga para un familiar con COVID-19, observaron periodistas de la AFP.

“Es injusto porque nosotros en vez de estar ahí en la votación haciendo nuestra cola, tenemos que amanecernos para recibir un balón de oxigeno”, dijo a la AFP Micaela Lizama, de 38 años, mientras esperaba en un local del distrito capitalino de Villa El Salvador.

“Tenemos más prioridad ahorita para la salud que para las votaciones (...), porque más prioridad tiene mi paciente”, indicó a la AFP Rubén Arias, de 22 años.

Perú acumula 54.669 muertos por COVID-19 y 1,6 millones de casos. Reflejo de la frágil situación sanitaria es que seis candidatos han contraído el coronavirus, tres de ellos en a última semana de la campaña: George Forsyth, José Vega y Marco Arana.

El horario de votación fue extendido en cuatro horas para evitar aglomeraciones semejantes a las vividas durante los mitines de campaña en Lima y otras ciudades.

El gremio médico anhelaba que los comicios fueran postergados y lamentaron que los candidatos organizaran mitines con cientos de partidarios mientras los contagios de covid-19 estaban en alza.

“Las decisiones políticas han primado por sobre técnicas [sanitarias]”, declaró a la AFP el jefe de la Comisión de Salud Pública del Colegio Médico, Augusto Tarazona.

Lea también: En misa de Caacupé, obispo oró por los enfermos de COVID-19 internados en terapia

En enero, el exmandatario Martín Vizcarra propuso posponer los comicios al 23 de mayo, pero no tuvo respaldo. El presidente interino Francisco Sagasti dijo que “de ninguna manera” se postergaría la votación.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar