El cruce de acusaciones entre el senador Martín Arévalo y el director de Aduanas, Julio Fernández, que incluye cuestionamientos por el robo de productos electrónicos, incautados presuntamente por contrabando, ocurrido en agosto de 2020. Esta causa estaba a cargo de la agente fiscal Nohelia Naumann.

La fiscal General del Estado, Sandra Quiñónez requirió este lunes pasado a la Fiscalía de Mariano Roque Alonso la remisión de todas las actuaciones de dicha causa. La recepción de la carpeta fiscal se efectuó hoy martes con la finalidad de llevar adelante una auditoría de gestión, por disposición de la titular del Ministerio Público.

Nota relacionada: Director de Aduanas da su versión y asegura que no se dieron irregularidades en venta de mercaderías robadas

Según la denuncia referida por el titular de Aduanas, las mercaderías (productos electrónicos) se encontraban en el interior de un contenedor en el depósito que la Dirección Nacional de Aduanas arrienda a la empresa Gical, en la ciudad de Mariano Roque Alonso.

La carga presuntamente de contrabando habría sido robada en agosto del 2020 del depósito de Gical por cinco personas que estaban cubiertos sus rostros con pasamontañas, de acuerdo al sistema del circuito cerrado, según la denuncia y es objeto de investigación. El contenedor salió de forma irregular de la Aduana de Encarnación a fines del 2019, pero fue recuperado por la Unidad Interinstitucional de Combate al Contrabando (UIC) y trasladado al depósito de Gical, en Mariano Roque Alonso.

El titular de Aduanas, Julio Fernández había presentado la ampliación de la denuncia el 19 de enero de 2021 por la comisión del supuesto hecho punible de hurto agravado.

Nota relacionada: Diputados estudiará pedido para interpelar al titular de Aduanas

El pasado 9 de setiembre, Fernández presentó una denuncia contra el senador Martín Arévalo ante el Ministerio Público por tráfico de influencias, mencionando la presunta intermediación del legislador para devolver las mercaderías incautadas a un ciudadano árabe identificado como Ahmad Khalil Champs.

La carga fue valorada por técnicos de Aduanas en noviembre del 2019 en G. 18.801 millones. Tras el robo, las mercaderías restantes se adjudicaron en G. 600 millones, a la firma Emeku SA, en un concurso de precios, según reportes de la institución.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar