La jueza María Fernanda García ordenó al Ministerio de Salud que vacune contra el COVID-19 a la comunicadora Liz Varela en un plazo de 24 horas en su domicilio. La mujer padece una grave enfermedad denominada Pompe, un trastorno metabólico que causa insuficiencia cardiaca. En consecuencia, la afectada vive encamada y conectada a un respirador artificial.

Mediante un defensor público, Varela presentó un amparo constitucional para acceder a una dosis, pero en un primer momento fue rechazado por Salud Pública. Su médico tratante es el reconocido neumólogo José Fusillo, quien se adhirió al pedido de la paciente al igual que sus colegas de prensa que manifestaron su apoyo a través de redes sociales.

“Se resolvió a disponer que el Ministerio de Salud proceda al agendamiento y posterior vacunación de Liz Varela por las características de la enfermedad que presenta. La misma está conectada a un respirador, tiene traqueotomía y está encamada, situación que la pone en vulnerabilidad frente a los demás”, manifestó la jueza García esta mañana.

La propia Varela llevó adelante una campaña a favor de su propia vacunación desde su cuenta personal de Twitter en los últimos días. Lamentan que Salud Pública le negó la vacunación limitándose a señalar que su caso “no reviste gravedad”. La magistrada García mencionó que no argumentaron mayores detalles pese a reconocer que sufre una comorbilidad que puede derivar en su fallecimiento.

Lea también: Médico destaca deseo de vacunación anti-COVID entre población activa

“Salud Pública simple y llanamente se limita a decir que el caso no reviste de urgencia y posteriormente habla de que ella es una persona con comorbilidades, por lo que puede padecer la enfermedad de manera grave o le puede acarrear la muerte. Cuestionamos la conducta omisiva de la cartera sanitaria al no permitirle vacunarse”, expresó la magistrada.

Días atrás se refirió sobre el rechazo de Salud Pública sobre su pedido de acceder a una dosis contra el coronavirus, hecho que fue duramente criticado por la propia Varela, sus seres queridos y sus colegas de prensa. La enfermedad de Pompe es un trastorno genético que provoca debilidad muscular que empeora con el tiempo. Puede afectar principalmente a muchos de los sistemas del cuerpo.

Lea más: COVID-19: del total de fallecidos por día, el 30% es por falta de UTI

“El Ministerio de Salud pide que se rechace el amparo. Mi caso no reviste gravedad y no califico para que me apliquen la vacuna anti-COVID. Gracias ministro Borba, desde hoy dejaré de fingir que estoy enferma, avisaré a mis padres, se pondrán contentos”, escribió Varela desde su cuenta de Twitter.

Dejanos tu comentario

13H

¿Cree que el ministro del Interior debe seguir en el cargo tras este nuevo ataque en el Norte?

Click para votar