Una investigación desarrollada en Londres, Reino Unido, y Cusco, Perú, desnuda las descabelladas exigencias de Pfizer a países sudamericanos para la venta de vacunas contra el COVID-19. Poner los bienes soberanos como garantías en casos de negligencias y futuros pleitos legales es una de las condiciones.

El extenso material elaborado por el Buró del Periodismo de Investigación en Londres, con apoyo del Ojo Público del Perú, muestra las insufribles negociaciones entre Pfizer y países sudamericanos para la compra de vacunas. En el mejor de los casos se llegaba a un acuerdo luego de meses de tratativas, pero bajo condiciones “intimidantes” para los Gobiernos.

La investigación identifica a varios países, pero también mantiene en reserva a uno o dos de ellos, por acuerdo de confidencialidad firmado con las autoridades.

Te puede interesar: Matan al embajador de Italia en RD Congo en un ataque armado

En Argentina y en un país anónimo, los fabricantes de Pfizer exigieron una indemnidad adicional contra cualquier reclamo civil por cualquier efecto adverso que pudieran presentar los vacunados, un aspecto que el ministro Julio Mazzoleni siempre mencionó en sus conferencias de prensa al detallar las condiciones de las fabricantes en general, pero sin aclarar a qué marca se refería.

Otra insólita exigencia fue que los países pongan como garantías sus activos soberanos, como edificios de embajadas y bases militares, contra el costo de futuros pleitos legales.

Como una “intimidación de alto nivel y un chantaje” describió uno de los funcionarios del país anónimo a las pretensiones del gigante farmacéutico para concretar la venta de vacunas.

Lea también: COVID-19 en Europa: Alemania reabre escuelas e Inglaterra apunta al desconfinamiento

Él y un representante de la Argentina consideraron que las demandas de Pfizer iban mucho más allá que la de otras empresas, además de implicar cargas financieras adicionales al tener que aprobar nuevas legislaciones complejas para eximir a los fabricantes de responsabilidades.

La cuestionada indemnidad, dejar libre de responsabilidad en caso de daños, incluye no solamente posibles efectos adversos de los inmunizados, sino también las posibilidades de que Pfizer haya enviado la vacuna incorrecta o cometido errores de fabricación.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar