La periodista Mina Feliciangeli pidió justicia por el crimen de su hermana Olga (71), aparentemente cometido por el joven adicto Matías Bilbao Fassardi (23) y habló además sobre la falta de tratamiento de las adicciones y de la imperante corrupción policial que hace sus recaudaciones a costas de los delincuentes.

Mina charló este martes con radio 730 AM tras el terrible asesinato de su hermana Olga y mencionó que en los últimos días se abocó a sentir la pérdida de su familiar y no tanto a analizar las implicancias del caso, como el hecho de que el principal sospechoso, Matías Bilbao Fassardi, estuviera libre pese a tener una orden de prisión.

“Hoy ya no estamos seguros ni estando encerrados en nuestras casas, mi hermana estaba encerrada en su casa. Cada vez más vamos a poner rejas y alambres de púas. Cada vez más vamos a vivir encerrados y los delincuentes van a estar libres. Nadie está seguro”, lamentó.

Podés leer: Encuentran sin vida en su vivienda a la hermana de Mina

No se resistió al robo

La comunicadora aseguró que su hermana no se resistió al robo, ya que el agresor la atacó cuando estaba durmiendo. “Mi hermana le hubiera dato todo con tal que respete su vida, porque tenía esa actitud. Le hubiera dicho: ‘pero mi rey, por favor no me vayas a hacer nada, llevá, qué más querés’. Así mismo le iba a decir. (…) Es increíble lo que hizo este tipo, es una bestia. La atacó durmiendo. Mi hermana dormía de costado y ponía una almohada en el medio de las piernas porque tenía problemas en la columna. Es cierto que ella se defendió, porque le había clavado en el brazo y ella se despertó e intentó defenderse de la agresión. Ella ni se levantó. No es que le atajó para que no le robe”, acotó.

Mina comentó además que su hermana era una persona muy simpática y recordó un hecho particular cuando su familiar fue víctima de robo de su vehículo, pero finamente el ladrón lo terminó devolviendo. “Para que vean cómo ella era, los delincuentes eran esos de la cárcel que pedían plata por secuestro de autos. Es el único caso del mundo en el que el ladrón tiene pena por la víctima”, agregó.

La entrevistada pidió que no sea en vano su muerte y ayude a mejorar la situación actual. “Hoy, este caso suena porque es la hermana de una persona pública, pero todos los días estamos teniendo casos. Lo que se puede hacer es reflexionar y actuar”, dijo.

Policía cómplice

Si bien destacó la rapidez de la Policía Nacional para identificar y detener a quién habría sido el responsable del asesinato, la comunicadora resaltó que hay policías buenos, pero también los que “están descompuestos”.

“Es terrible que los policías sean cómplices de los delincuentes. Todos sabemos que muchos policías son recaudadores de estos delincuentes. Un cuidacoches cerca de la radio acudió a mí una vez y me dijo que estuvo detenido dos veces, que quería mejorar, pero que los policías de la tercera le pedían dinero semanalmente o lo iban a meter preso por cualquier robo que ocurriera. Tras hablar con el comisario y advertirle que haría un escándalo si comprobaba la denuncia, luego de un mes, el chico me cuenta que nunca más lo molestaron. Usan a los delincuentes menores para recaudar”, lanzó.

Podés leer: Hermana de Mina Feliciángeli sufrió una muerte violenta, según autopsia

“No era un marginal”

Además de tratar la corrupción policial, la trabajadora de prensa pidió prestar atención a las adicciones y la falta de políticas públicas. Refirió que, según datos de la Policía, el 80% de los robos agravados y con violencia tienen como autores a jóvenes menores de 26 años y que de esa cifra, el 75% de los crímenes son perpetrados por adictos.

Reclamó en ese sentido que haya pocos institutos abocados a tratar las adicciones. “No se hace prácticamente nada sobre el tema de las adicciones. Hay pocos institutos de recuperación. Tantas veces toqué el tema de las adicciones porque siempre dije, y ahora con más razón, lo terrible que es este flagelo. Sobre todo cuando se llega al extremo de tener necesidades de la droga y de hacer cualquier cosa”, ahondó.

A su parecer, se debe atacar el consumo por los estragos que ocasiona y resaltó que el sospechoso del crimen de su hermana “no era un marginal, era un tipo que iba al Santa Clara, yo les digo a mis sobrinos que él tenía recursos y vean cómo terminó. Él, como una escoria de la sociedad, termina en la cárcel. Si seguía libre, iba a seguir matando. Hay placeres que te pueden llevar a lo peor de tu vida. El comisario me contó que este muchacho consume todo tipo de drogas, consume desde los 12 años”.

“Que se haga justicia, no solo para nosotros, sino para este tipo de hechos. La gente violenta no puede estar en la calle, debe estar en el neuropsiquiátrico o en la cárcel, no suelta”, puntualizó.

Antecedentes penales

El comisario Gustavo Barrios, jefe de la Comisaría 19ª Metropolitana, informó ayer que Matías Bilbao Fassardi fue liberado el año pasado por una orden del juez Gustavo Amarilla por otra causa, pese a que contaba con una orden de prisión por parte de la jueza Clara Ruiz Díaz, en otro proceso.

Bilbao Fassardi registra tres antecedentes penales anteriores a este caso de homicidio, dos por robo agravado y uno por violencia familiar, según el reporte policial. El presunto asesino de la mujer de 71 años acostumbraba actuar solo en todos los actos que cometía y en esta oportunidad también habría seguido la misma temática.

En poder del mismo se encontró una tablet junto con una prenda de vestir que fue identificada como la misma que utilizó la persona que estuvo merodeando por la zona de la propiedad de Feliciangeli, de acuerdo a los datos recabados por los investigadores.

Mirá también: Ordenan prisión preventiva del único sospechoso del crimen de Olga Feliciangeli

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar