Si estás en planes de darle un aire nuevo a tu casa o algún espacio de ella, qué mejor que darle una imagen diferente, cambiando de color las paredes para lograr un ambiente agradable, cálido e innovador, además te permitirá decorar mejor, de manera que cada elemento luzca brillante.

Cada año, las tendencias se renuevan y lo que este año puede ser calificado como lo más distinguido, puede que para el año que viene no lo sea o, mejor dicho, caiga en la clasificación de ordinario o como falta de clase. Por eso aquí vamos hablar de algunos colores que son infalibles a la hora de aplicarlos a cualquier espacio.

Es noticia: Cineasta paraguaya fue ganadora en la 72˚ Edición de los Premios Emmy

Como primer punto, es muy importante saber qué color queremos utilizar y conocer acerca de la psicología de los colores, ya que, aunque no lo crean, está demostrado que ellos tienen una gran influencia en nuestro estado de ánimo, transmitiéndonos información y generando sensaciones.

Ya habiendo definido el tono, debes considerar el espacio si es amplio o limitado, ya que de eso dependerá si utilizas colores claros, lo que proporcionará un aspecto de amplitud; mientras que los oscuros van a restar espacio a nivel visual. Si, a pesar de ser un espacio pequeño, te gustaría pintar con un oscuro, podés optar por pintar una sola pared o un detalle como un pilar o una columna y pintar el resto de paredes en tonos claros.

La iluminación también juega un papel fundamental al momento de colorear el hogar. Debido a que los mismos tonos cambian, de día con sol es uno y al caer la noche con luz artificial es otro. Lo mismo pasa con las estaciones, ya sea que haga frío, calor, llueva o esté nublado.

Infalibles

Blanco: un tono con múltiples posibilidades y que aporta sensación de amplitud al lugar. Es perfecto para los ambientes minimalistas o diseños de estilo nórdico. Los toques de color pueden llevar en los mobiliarios u otros elementos y detalles.

Relacionado a la naturaleza. Foto: Gentileza.

Verde: simula a la naturaleza y la vegetación. En su paleta de claros, el verde es un tono relajante que estimula la concentración y la relajación. Se trata de un color refrescante y es tremendamente revitalizante, lo que a su vez proporciona vida.

Amarillo: algunos lo definen como el color de la felicidad. Ya sea claro, intenso, opaco o brillante, este tiene el poder de estimular la creatividad y aportar vitalidad a cualquier habitación de la casa. Combina bastante bien con la gama de los grises, pero también existen otras mezclas que son muy aceptadas.

Simboliza el amor. Foto: Gentileza.


Rosa: simboliza el amor y se la identifica con la amabilidad y la generosidad. Cuando se utiliza el rosa en su variedad de vibrantes inspira optimismo, diversión y energía. Especial para salas de estar, comedores y dormitorios. Se recomienda pintar con este color lugares con buena iluminación natural, para lograr mayor amplitud visual.

Leé también: Make up: exclusivo para ojos marrones

Rojo: transmite seguridad e igualmente denota optimismo, vitalidad, confianza y lujuria. En cualquier hogar que lo utilices, denotará un ambiente acogedor y, al mismo tiempo, algo de opulencia. Se debe considerar que con el tiempo puede llegar a aburrir.


Un collage de lo intenso y la paz. Foto: Gentileza.

Azul: transmite calma, serenidad y optimismo. Considerado como beneficioso para la mente y el cuerpo. Teniendo en cuenta la psicología del color, se dice que aquellos que eligen el azul se consideran personas leales, en las que se puede confiar.

Los especialistas dicen que las personas que prefieren el azul son más productivas, porque son tranquilas y se mantienen más concentradas. Especial para aplicar a baños, estudios y dormitorios; también para habitaciones pequeñas.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar