A través de un comunicado donde se defiende la actuación de la compañía Ciffart, el Grupo Vierci admitió hoy que la citada firma pertenece a su conglomerado de medios. Ciffart (Traffic al revés) está salpicada en el supuesto hecho de soborno por los derechos de televisación de los juegos eliminatorios de los mundiales 2014 y 2018.

El Grupo que lidera el empresario Antonio J. Vierci emitió este lunes un comunicado tratando de aclarar una publicación aparecida en el diario La Nación, donde se señala que la Fiscalía de Nueva York involucraba a la firma Ciffart en un hecho de soborno.

Lo que este Grupo no llega a aclarar en esta nota es si solo es coincidencia que Ciffart, empresa offshore de AJ Vierci, que fue creada en el 2007, -al revés se lea Traffic-, empresa integrante de Datisa, que fue denunciada por repartir sobornos a dirigentes de fútbol sudamericano.

En su momento y según reza la transcripción textual del informe de la Fiscalía a la juez Pamela Chen, que atiende el caso, la Fiscalía había referido que “Napout hizo que la APF celebrara un contrato con Ciffart, cubriendo los ciclos 2014 y 2018 de los partidos clasificatorios para la Copa Mundial".

A cambio, Napout habría recibido personalmente de Full Play, "un soborno de 1 millón de dólares para los derechos del ciclo 2014 y 1.500.000, para el ciclo 2018”, según el documento divulgado en el juzgado de la ciudad de Nueva York.

Buscando deslindar responsabilidades, el Grupo Vierci señala que la única relación de Ciffart con Full Play, empresa que concentraba los derechos internacionales de transmisión televisiva fuera de Paraguay de los partidos eliminatorios celebrados en nuestro país, era en razón de que Full Play fue la empresa que concentraba los derechos internacionales de los demás países sudamericanos.

Y como tal, era la única que podía otorgar la transmisión recíproca de los demás juegos eliminatorios, celebrados en los otros países sudamericanos.