Desesperados y a contrarreloj, unos padres llegaron corriendo hasta un hospital con su pequeña hija en brazos, inconsciente y a punto de morir asfixiada. Afortunadamente, ni bien ingresaron al centro asistencial se encontraron con un médico que la agarró y le puso boca para abajo, para seguidamente golpearle la espalda y lograr que vuelva a respirar.

El hecho ocurrió en Qabatiya, Palestina, y quedó registrado mediante el circuito cerrado del hospital, cuyo video se viralizó rápidamente a través de las redes sociales. Se supo que la niña, de solo un año y cuatro meses, tenía obstruidas las vías respiratorias. El médico, Mujahed Nazzal, sin dudar la tomó en sus brazos y logró salvarle la vida.

Ante esto, su padre no supo cómo reaccionar, primero abrazó una de las piernas del galeno, luego lo abrazó completamente y posteriormente se tiró al piso. Su madre iba y venía, llorando por lo que había pasado.

En un momento, el doctor se sentó sobre sus piernas, apoyado a la pared del centro asistencial y abrazó a la pequeña, a quien mantuvo siempre boca abajo, para asegurar el ingreso correcto de aire a sus pulmones. Sus padres, se abrazaron frente a ellos. Finalmente, la llevó a otra sala para continuar con su recuperación.

Nota relacionada: Reportan más de 1.600 nuevos casos de COVID-19 y 51 fallecidos

¿Cómo proceder en caso de obstrucción de las vías respiratorias?

Los niños pequeños y los adultos mayores tienen un alto riesgo para obstrucción de las vías respiratorias. El tratamiento depende de la causa de la obstrucción, por ejemplo, objetos atorados en las vías respiratorias pueden extraerse usando instrumentos especiales, insertando una sonda dentro de la vía respiratoria para ayudar con la respiración o incluso haciendo una abertura a través del cuello hasta la vía respiratoria.

Si la obstrucción se debe a un cuerpo extraño, se pueden realizar compresiones abdominales o torácicas para salvarle la vida de la persona. Se recomienda practicarle la maniobra de Heimlich, que consiste en ponerse detrás de la persona que se está atragantando, abrazarla con las dos manos, juntar una mano con el puño cerrado y con la otra empujar lo que vendría a ser la boca del estómago. Apretar desde adelante hacia atrás y de abajo hacia arriba hasta que expulse el cuerpo extraño. Si la persona pierde el conocimiento, habría que acelerar el procedimiento o bien abrirle la boca e intentar sacar el objeto con algo.

En caso de que sea un niño, pegarle en el tórax con la palma de la mano para aumentar la presión y que el cuerpo salga despedido o bien practicarle la maniobra de Heimlich. En cualquier circunstancia, el tiempo siempre es importante.

Si la persona es adulta y está sola, debería buscar una mesa que esté a la altura del sector abdominal, tomar carrera y embestir el borde para generar la suficiente presión y expulsar el objeto. En cualquier caso, es importante llamar al centro asistencial más cercano o bien acudir hasta el mismo para ser asesorado por un profesional médico.

Te puede interesar: COVID-19 en Ciudad del Este: un médico y un radiólogo fallecieron

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar