Perú suspendió este viernes el ensayo clínico de una potencial vacuna china para el COVID-19 como precaución ante la detección de problemas neurológicos en un voluntario del estudio. El Instituto Nacional de Salud (INS) decidió la paralización temporal del ensayo, luego de que se reportara que uno de los voluntarios presentó disminución de fuerza en los movimientos de sus piernas, según informaron medios locales.

“Hace algunos días reportamos como corresponde ante las entidades regulatorias que uno de nuestros participantes tenía algunos síntomas neurológicos que podrían corresponder a un complicación que se llama Guillain-Barré”, dijo Germán Málaga, investigador principal de los ensayos clínicos de la vacuna de Sinopharm.

Lea más: COVID-19: por logística, vacuna llegaría a Paraguay a mitad de 2021, según OPS

El Síndrome de Guillain-Barré es un trastorno poco frecuente, no contagioso, que afecta a los nervios que controlan el movimiento de brazos y piernas. A mediados del 2019, Perú decretó una emergencia sanitaria temporal en varias regiones por la incidencia de casos de este síndrome, en un brote registrado desde el 2018.

“Nos parece muy poco probable por las características clínicas, por los antecedentes de la persona, por la forma de la presentación. Sin embargo, la seguridad de estos estudios está sobre todas las cosas, así que después de una evaluación, el Instituto Nacional de Salud ha determinado una suspensión temporal del estudio”, añadió Málaga.

Lea más: Paraguaya sobresaliente: relatora de tribunal logró máster en Derecho en Australia

El ensayo de la potencial vacuna debía concluir esta semana, en una primera fase que contemplaba la aplicación a 12.000 voluntarios. De obtener resultados positivos, que solo se conocerían en las primeras semanas del 2021, el gobierno peruano pretendía comprar 20 millones de vacunas para inmunizar a dos tercios de la población peruana.

Ante la suspensión, Málaga dijo que las autoridades sanitarias peruanas conformaron una comisión ad hoc de neurólogos expertos para valorar el historial clínico. “Estamos preocupados por la situación y hemos dado todo nuestro apoyo y soporte para que este caso se aclare. Insisto en que hay muy pocas probabilidades de que eso sea, pero ante la mínima duda es importante tomar este tipo de determinaciones”, sostuvo.

La vacuna del grupo chino Sinopharm consiste en dos dosis que se aplican a cada voluntario con un mes de diferencia. El ensayo está a cargo de personal médico de dos universidades peruanas. Hasta el viernes, Perú reportaba 979.111 casos confirmados de COVID-19, con 36.499 fallecimientos.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar