Londres, Reino Unido | AFP

Campeón en la fabricación de infraestructura de telecomunicaciones, el grupo chino Huawei intriga tanto como preocupa en todo el mundo, en un momento en el que el despliegue de la 5G está reavivando las preguntas sobre la seguridad de la red.

¿QUÉ ES LA 5G?

La 5G, o quinta generación de estándares de red móvil, es la nueva versión de todas las tecnologías móviles cuyo despliegue se acelerará a partir de este año.

Se trata de un conjunto de protocolos y métodos de transmisión de información que, en teoría, deberían ofrecer a la vez velocidad, un corto tiempo de respuesta y una enorme capacidad. En este sentido, el 5G es una mejora de las capacidades técnicas que ofrece el 4G.

Pero también es una nueva etapa en las prácticas de comunicación. La primera generación permitió hacer llamadas, la 2G añadir texto, la 3G empezar a enviar imágenes y la 4G desarrollar el uso de internet móvil y video. La 5G servirá para conectar todo lo que actualmente no está conectado, principalmente objetos, en industrias, ciudades o en el ámbito de la salud.

Huawei ha invertido fuertemente en la 5G para obtener una ventaja sobre sus competidores, la sueca Ericsson, la finlandesa Nokia y la surcoreana Samsung. El grupo chino es considerado por la mayoría de los operadores como el más avanzado en esta tecnología.

¿QUÉ REPROCHA EEUU AL GRUPO CHINO?

Las acusaciones de Estados Unidos contra Huawei son múltiples. Van desde el incumplimiento del embargo contra Irán hasta acusaciones de espionaje industrial y robo de tecnología, todo ello con el telón de fondo de un pulso tecnológico y comercial entre Washington y Pekín.

Pero para Estados Unidos, el principal riesgo es que la 5G se convierta en un gran problema de ciberseguridad, tanto por el papel crucial que desempeñará, como por su propia estructura, más descentralizada.

Los servicios de inteligencia estadounidenses temen que Huawei permita a las autoridades chinas utilizar sus equipos para controlar las comunicaciones y el tráfico de datos en países occidentales.

El grupo chino Huawei refuta constantemente estas acusaciones, asegurando que rechazaría cualquier solicitud de este tipo de la inteligencia china.