Pekín, China | AFP

Un grupo de astrónomos descubrió un agujero tan grande en la Vía Láctea que desafía todos los modelos conocidos hasta ahora sobre la evolución de las estrellas.

El LB-1 está a 15.000 años luz de la Tierra y tiene una masa 70 veces mayor que el Sol, según un estudio publicado por la revista científica Nature. Se cree que la Vía Láctea contiene unos 100 millones de agujeros negros estelares pero el LB-1 es dos veces más grande de lo que los científicos creían posible hasta ahora, afirmó a la AFP Liu Jifeng, profesor del Observatorio Nacional de Astronomía de China que lideró la investigación.

“Los agujeros negros de una masa como ésta no deberían existir en nuestra galaxia, teniendo en cuenta los modelos más corrientes de la evolución estelar”, aseguró.

Los científicos están generalmente de acuerdo en que existen dos tipos de agujeros negros.

Los agujeros negros estelares más comunes –hasta 20 veces más grandes que el Sol– se forman como consecuencia del colapso de una gran estrella hacia sí misma.

También existen los agujeros negros supermasivos, que son al menos un millón de veces más grandes que el Sol pero de origen incierto.

Pero los investigadores creían hasta ahora que las estrellas más comunes de la Vía Láctica echaban la mayor parte de sus gases a través de los vientos estelares, lo que evitaba la aparición de agujeros negros del tamaño del LB-1, dijo el profesor Liu Jifeng.

Los astrónomos apenas están empezando a entender “la abundancia de los agujeros negros y los mecanismos con los que se forman”, dijo David Reitze, un físico del California Institute of Technology (Caltech).

El Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory (Observatorio de Ondas Gravitatorias por Interferometría Láser), supervisado por Reitze, había detectado hasta ahora algunas ondas de espacio tiempo que sugerían la posibilidad de la existencia de agujeros negros en galaxias lejanas mucho más grandes de lo que se creía posible.