Washington, Estados Unidos. AFP.

En una carta dirigida al jefe de Juul, Kevin Burns, la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) enumeró una serie de violaciones en las prácticas de marketing y los mensajes públicos de la firma.

En particular, un representante de la firma está acusado de haber explicado a un grupo de estudiantes en una presentación escolar que Juul era “99% más sano que los cigarros” y que la FDA “lo aprobaría en breve”.

“Juul ha ignorado la ley y, lo que es muy preocupante, ha hecho algunas de estas declaraciones en la escuela a jóvenes de nuestra nación”, agrega.

La FDA le pide a Juul que demuestre científicamente, en los próximos 15 días, su argumento de que productos de Juul son menos dañinos que los cigarrillos. El peligro relacionado al vapeo respecto de los cigarrillos es tema de debate.

Ciertamente, los líquidos con que se recargan los electrónicos no contienen muchas de las sustancias reconocidas como cancerígenas y presentes en los cigarrillos combustibles, pero contienen nicotina, lo que crea adicción. Y además, incluyen muchos aditivos cuyo efecto sobre la salud aún es poco conocido, como lo ilustra la reciente muerte de cinco personas en Estados Unidos.