Washington, Estados Unidos. AFP.

Las temperaturas de julio del 2019 fue­ron las más altas en el mundo desde que se tiene registro, dijo el jueves la agen­cia NOAA de Estados Unidos, mientras que datos satelita­les mostraron que el hielo polar se redujo a sus niveles más bajos.

La Administración Nacio­nal Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA en inglés) indicó que la tempera­tura global promedio en julio estuvo en 0,95 ºC por encima del promedio del siglo XX, de 15,8 ºC, con lo cual julio del 2019 fue el mes más calu­roso desde que comenzaron los registros en 1880. “Gran parte del planeta se sofocó con un calor sin preceden­tes en julio, cuando las tem­peraturas marcaron nuevas subidas en el mes más calu­roso jamás registrado. El calor récord también redujo el hielo marino del Ártico y el Antártico a mínimos históri­cos”, dijo la NOAA, la agencia científica del Departamento de Comercio estadounidense.

El mes más caluroso regis­trado hasta ahora en el pla­neta había sido julio del 2016. Estos hallazgos confirmaron los datos publicados el 5 de agosto por el Servicio de Cam­bio Climático de Copernicus, de la Unión Europea, aunque el margen del nuevo récord en comparación con julio del 2016 fue mayor, según los datos estadounidenses.

SEIS MUERTOS

Las fuertes olas de calor mar­caron récords en Europa el mes pasado, mientras que en Estados Unidos casi 150 millones de personas lucha­ron por mantenerse frescas desde las llanuras del Medio Oeste hasta la costa atlántica. Según medios locales, el calor extremo dejó al menos seis muertes.

El nuevo máximo es aún más notable porque el ante­rior del 2016 siguió a un mar­cado fenómeno El Niño, que aumenta las temperatu­ras globales promedio más allá del impacto del calen­tamiento global. El Niño es un evento climático natu­ral que se desencadena por el calentamiento periódico, cada tres o siete años, en el océano Pacífico oriental.

“Nueve de los 10 meses de julio más calurosos han sido registrados desde el 2005, con los últimos cinco años como los cinco más calien­tes”, dijo la NOAA, con base en sus datos de estaciones meteorológicas, informes de barcos y boyas.