Ginebra, Suiza. AFP.

El planeta necesita cambiar urgentemente la manera de usar y cultivar sus tierras para garantizar a la vez la seguridad alimentaria de sus habitantes y luchar contra el cambio climático, advirtieron este jueves los expertos de la ONU sobre el clima.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) pidió acciones “a corto plazo” contra la degradación de las tierras, el desperdicio de alimentos o las emisiones de gases de efecto invernadero del sector agrícola, en un informe publicado en Ginebra.

Las delegaciones de los 195 países miembros del IPCC examinaron durante cinco días este informe llamado “El cambio climático, la desertificación, la degradación de los suelos, la gestión sostenible de las tierras, la seguridad alimentaria y los flujos de gases de efecto invernadero”.

El informe estudia cómo el cambio climático afecta a las tierras que se usan para el cultivo, para la ganadería o para los bosques, así como las cuestiones de la seguridad alimentaria, las prácticas agrícolas y la manera en que la deforestación modifica el clima.

El texto, de 1.200 páginas negociadas línea por línea por las delegaciones, fue hecho público en Ginebra.

La conclusión principal es que “nuestro uso de las tierras (…) no es sostenible y contribuye al cambio climático”, indicó la copresidenta del IPCC, Valérie Masson-Delmotte.

Los sistemas alimentarios en su conjunto generan “hasta un tercio de nuestras emisiones” de gases de efecto invernadero, subrayó Eduardo Calvo Buendía, copresidente del IPCC.

POCO MARGEN

Según el informe, ya no queda tiempo porque el calentamiento de las tierras emergidas alcanzó 1,53 ºC, el doble del aumento global de la temperatura.

Los riesgos de inestabilidad en términos de abastecimiento alimentario podrían ser “muy elevados”, a 2 ºC, explicó Delmotte.

El margen de maniobra es muy pequeño si se quiere limitar el cambio climático y sus efectos en las tierras.