Los Ángeles, Estados Unidos. AFP.

Los autos nuevos que están siendo desarrollados son vulnerables a hackers que, con ciberataques, podrían generar accidentes mortales, dijo un grupo estadounidense que defiende a los consumidores.

Un informe de Consumer Watchdog sostiene que autos conectados a internet se están convirtiendo rápidamente en norma, pero constituyen una amenaza para la seguridad nacional.

“El problema de las tecnologías de la industria es que los sistemas críticos para la seguridad de estos vehículos se están conectando a internet sin la seguridad adecuada y sin forma de desconectarlos en caso de un ataque informático en toda una flota”, sostuvo el informe. Agregó que ejecutivos de la industria eran conscientes del riesgo, pero estaban avanzando en el despliegue de la tecnología en vehículos nuevos, colocando las ganancias corporativas por encima de la seguridad.

El informe se basó en un estudio de cinco meses con la ayuda de más de 20 denunciantes del sector.

Un grupo de tecnólogos y expertos de la industria automotriz especuló que un ataque masivo a toda una flota en la hora pico podría dejar a unas 3.000 personas muertas. “Se puede controlar todo tipo de aspectos de su automóvil desde su teléfono inteligente, incluido arrancar el motor, encender el aire acondicionado, verificar su ubicación”, dijo uno de los denunciantes.

El informe recomienda que todos los vehículos conectados estén equipados con un interruptor de desconexión de internet y que todos los diseños nuevos deben aislar por completo los sistemas críticos de seguridad de los sistemas de información y entretenimiento conectados a internet u otras redes.

Pero Gloria Bergquist, una portavoz de la Alianza de Fabricantes de Automóviles, el principal grupo de defensa de la industria automotriz, sugirió que el informe tenía como objetivo crear expectactiva antes de un evento de seguridad cibernética en Las Vegas.