Stevenage, Reino Unido AFP

Un robot fabricado en Reino Unido, cuya misión será intentar encontrar eventuales rastros de vida en Marte, fue bautizado el jueves en honor de la científica británica Rosalind Franklin.

Este pequeño vehículo todo terreno pondrá sus seis ruedas en Marte en el 2021 con la tarea de tomar imágenes y muestras del planeta rojo en el marco de la misión internacional ExoMars. Fue oficialmente bautizado el jueves en presencia entre otros del astronauta británico Tim Peake, en las instalaciones de Airbus en la localidad inglesa de Stevenage, donde fue fabricado.

La misión de Rosalind será “buscar rastros de vida más allá del planeta Tierra” y estudiar la composición del suelo y el entorno para responder a la gran pregunta “¿Se puede hallar una vida primitiva en el planeta rojo?”, explicó David Parker, director de exploración robótica y humana en la Agencia Espacial Europea (ESA).

La primera parte de la misión internacional ExoMars tuvo lugar en el 2016 y consistió en la puesta en órbita de la sonda científica TGO, gracias a la cual Rosalind podrá transmitir sus informaciones a la Tierra.

Antes de iniciar a finales del 2020 un viaje de seis meses y decenas de miles de kilómetros, Rosalind fue sometida a una serie de pruebas para garantizar que es capaz de soportar temperaturas extremas y fuertes vibraciones.

HOMENAJE A CIENTÍFICA

Una vez en Marte, podrá trabajar hasta cinco horas al día, avanzando sus 300 kg a unos 40 metros por hora gracias a la energía generada por sus paneles solares e identificando su camino gracias a detectores ópticos.

Para tomar muestras, podrá perforar el suelo marciano hasta 2 metros de profundidad.

Su nombre fue elegido por un jurado de expertos, tras un concurso abierto al público, en el que participaron 30.000 personas. Rinde homenaje a la científica Rosalind Franklin (1920-1958) cuyos trabajos permitieron descubrir la estructura del ADN.

Franklin “nos ayudó a entender la vida en la Tierra y ahora su homónima hará lo mismo en Marte”, afirmó el secretario de Estado británico de Investigación y Ciencia, Chris Skidmore.

Franklin, doctora en Química y Física, obtuvo en 1952 mediante la difracción de rayos X una fotografía de una fibra de ADN que revelaba de forma inconfundible su estructura helicoidal, y sus investigaciones ayudaron a Maurice Wilkins, James Watson y Francis Crick a lograr el Nobel de Fisiología y Medicina en 1962.