Varsovia, Polonia | AFP

Cientos de personas se manifestaron el miércoles en Varsovia para denunciar la “masacre” de miles de jabalíes salvajes en el marco de una política que pretende luchar contra la peste porcina africana, que amenaza los criaderos de cerdos del país.

La unión de los cazadores polacos PZL indicó haber abatido, a petición de los ministerios de Medio Ambiente y de Agricultura, a 164.000 jabalíes desde abril del 2018, acercándose a la cuota fijada de 185.000 para la temporada 2018-2019.

El ministerio de Medio Ambiente ordenó a la organización matanzas masivas durante los tres próximos fines de semana, lo que desencadenó un aumento de las protestas de los defensores de animales.

El miércoles por la noche, los manifestantes se congregaron delante del parlamento polaco, algunos disfrazados de jabalíes, con pancartas con mensajes que denunciaban la “masacre de los jabalíes”.

Están previstas otras manifestaciones en varias ciudades de Polonia en los próximos días.

Científicos polacos enviaron una carta al primer ministro Mateusz Morawiecki, en la que pedían el cese “inmediato” de las matanzas y recomendaban alternativas como el uso de desinfectantes en los criaderos de cerdos para detener la epizootia.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) exigió el fin de los sacrificios masivos.