Montevideo, Uruguay. AFP.

“Uruguayo como el mate” es un dicho popular en el país sudamericano que se convirtió en pionero en la regulación del mercado del cannabis, y que ahora apuesta a incorporar derivados de esa planta en productos tan típicos como la yerba mate.

La noticia dio la vuelta al mundo: en Uruguay se comer­cializaría yerba mate con can­nabis. La infusión que beben estrellas del fútbol celeste como Luis Suárez o Diego Godín, el argentino Lio Messi o el francés Antoine Griezmann, tiene una nueva variante que es producto de años de inves­tigación.

La iniciativa marca un rumbo comercial que podría deri­var en muchos productos con cannabis provenientes de Uruguay, al amparo de la ley que en el 2013 determinó que la producción y consumo de marihuana ya no sería un tabú, sino un asunto regu­lado.

GENÉTICA PROPIA

En los invernáculos de Bcbd Medicinal, ubicados en Rincón de Pando, unos 45 km al este de Montevideo, los plantines –plantas pequeñas– de mari­huana crecen por doquier bajo techo y atmósfera controlada para evitar el duro invierno austral.

Fueron años de trabajo para esta firma hasta lograr el obje­tivo principal: una alta pro­ducción de biomasa (materia verde) con alto contenido de CBD o cannabinol, el compo­nente medicinal o terapéutico de la marihuana.

También requirió trabajo lograr que el primer pro­ducto en salir al mercado, la yerba mate con cannabis, tuviera un sabor adecuado al paladar acostumbrado de los uruguayos.

Esta yerba “da serenidad. Las yerbas tradicionales tienen mateína y cafeína. El CBD tiene un factor relajante”, explica a la AFP Rodrigo Puente, gerente general de la empresa, mate en mano. “Se apunta a un sabor (determinado) y a una sensa­ción de bienestar”, asegura.

HAY CASI 7.000 CULTIVADORES

En Uruguay existen casi 27.000 personas registradas para comprar marihuana con efecto psicoactivo en farmacias desde julio del 2017; hay casi 7.000 cultivadores y más de 100 clubes de cultivo coope­rativo registrados después que se aprobó la ley en 2013. Por eso la salida al mercado de productos que incorporan la planta con otros fines que el recreativo, es un paso más en la consolidación de la reglamentación y de una industria incipiente.

En total, 30 personas trabajan de forma estable en las instalaciones de BCBD Medicinal, pero llegan a ser 130 durante la cosecha. Unas 20.000 plantas en estadio inicial de desarrollo, además de las “madres” producto de un proceso de selección, colman las estructuras prolijamente aireadas. “Es una oportunidad de (lograr) un producto con alto valor agre­gado e incorporación de tecnología”.