Hollywood, Estados Unidos | AFP | por Robyn BECK y Alina DIESTE en Washington

Llegó la gran noche del cine pero también de la moda: este domingo la 92 gala de los premios de la Academia de Hollywood es la gran contienda por los preciados Óscar, pero también el mayor desfile anual de glamour.

La alfombra roja del teatro Dolby se tiñó de rosa en todos sus tonos y estilos, con toques de platería y brillos varios. Pero muchas divas fueron a lo seguro, tanto de blanco como de negro.

Para ellos, el clásico esmoquin y la pajarita negra dio lugar a looks más osados. Y no faltaron las sorpresas, los homenajes y la nostalgia por los años dorados.

Aquí lo más destacado:

Rosa te quiero

Laura Dern, ganadora del galardón como mejor actriz de reparto por su feroz abogada de divorcios en "Historia de un matrimonio", impactó con un elegante Armani Privé rosa pálido con falda fluida y corpiño negro con canutillos y borlas.

"Esto es un asunto familiar", dijo al llegar junto a su madre, la actriz Diane Ladd, tres veces nominada al Óscar.

Regina King, quien ganó ese Óscar por "El blues de Beale Street" el año pasado, fue el comentario con su Versace con detalles plateados brillantes en el corpiño.

Julia Butters, la niña que comparte escena con Leonardo DiCaprio en "Había una vez en Hollywood", eligió un Christian Siriano rosa chicle. La canadiense Sandra Oh dio la nota con un Elie Saab de importantísimas mangas de gasa nude y cintura con moño.

En blanco y negro

Blanco fue la opción de la noche para muchas divas, desde la ganadora del Óscar a mejor actriz por su papel como Judy Garland, Renée Zellweger, pasando por la que fue su rival en al categoría Cynthia Erivo, y la impactante mexicana Salma Hayek.

Otras estrellas prefirieron el siempre seguro vestido negro, pero en cortes y estilos menos convencionales, entre ellas Charlize Theron, Margot Robbie y Penélope Cruz.

"Amo a Pedro, amo a su madre. Fue un honor interpretarla, pero fue una gran responsabilidad porque ella realmente le dio forma a quién es", dijo al musa de Pedro Almadóvar, quien llegó todo de negro y con lentes oscuros.

Antonio Banderas, que competía por el Óscar a mejor actor por encarnar al cineasta manchego en la también nominada como film extranjero "Dolor y Gloria", estaba elegantísimo de tuxedo y pajarita.

En clásico verde sobresalió Greta Gerwig, cuya cinta "Mujercitas" se llevó el Óscar a mejor vestuario, y la compositora islandesa Hildur Gudnadotti, ganadora de la banda sonora de "Joker", quien adornó su clásico traje negro con importante pedrería en el escote.

Estilo fuera de serie

A la hora de brillar en serio la actriz y cantante Janelle Monae atrajo miradas con su plateado Ralph Lauren de pies a cabeza, literalmente. El vestido sin espalda tenía mangas largas, una falda abullonada y una capucha holgada.

Rebel Wilson, parte del elenco de "Jojo Rabbit", estaba tan dorada como la propia estatuilla. Y Maya Rudolph se dijo feliz de llevar los verdes pendientes que ya se puso una vez Beyoncé para completar su traje naranja de lentejuelas de corte túnica.

La iconoclasta Billie Eilish, una de las grandes ganadoras de los Grammy hace dos semanas y quien cantará esta noche en la gala, robó cámaras con su "pijama" blanco de Chanel, con logos de la marca por doquier, incluso en su cabellera teñida en parte de verde lima fosforescente. ¿El detalle? Uñas extralargas negras y guantes de medio dedo de encaje blanco.

El actor y cantante Billy Porter, que el año pasado sacudió la pasarela del Óscar con su vestido de esmoquin, volvió a probar que es un icono con un atrevido vestido de Giles Deacon con un corpiño dorado sin mangas con detalles de plumas y una falda con estampado salvaje.

Púrpura para Kobe, ellas en mi capa

El legendario director Spike Lee, quien ganó el Óscar al mejor guión adaptado el año pasado por su drama "El infiltrado del KKKlan", volvió a vestir traje púrpura, esta vez para honrar a la leyenda del básquetbol Kobe Bryant.

Las solapas de su chaqueta llevaban el número 24 usado por el astro de los Lakers y el ganador del Óscar, quien murió en un accidente de helicóptero hace dos semanas.

"Todos lo extrañamos", dijo.

La actriz Natalie Portman también eligió su atuendo para dar un mensaje: en su capa llevaba los nombres de las directoras que no fueron nominadas para esta edición de los Óscar: desde Gerwig ("Mujercitas") hasta Lorene Scafaria ("Estafadoras de Wall Street"), Lulu Wang ("The Farewell") y Marielle Heller ("Un buen día en el vecindario").

“Quería reconocer a las mujeres que no fueron reconocidas por su increíble trabajo este año”, dijo Portman a Los Angeles Times.