Nadie se salva de la inseguridad que sacude al país. En plena vía pública y a plena luz del día, el sábado pasado intentaron asaltar a la hija del propio viceministro de Seguridad, Pablo Ríos, en Ciudad del Este. Los asal­tantes se encontraban a bordo de una motocicleta y atacaron a la joven con un cuchillo de cocina.

En conversación con el vice­ministro Pablo Ríos, nos comentó que su hija, menor de edad, se resistió al asalto y utilizó sus habilidades en las artes marciales para defenderse, por lo que los delincuentes terminaron huyendo sin llevarse nada.

Viceministro de Seguridad, Pablo Ríos, confirmó que su hija menor fue víctima de un intento de asalto en CDE.

Este caso es uno de los 14 que se mediatizaron durante este fin de semana y que evidencian más pro­blemas que soluciones, pese a la promesa de mejora que asumió el ministro del Inte­rior, Arnaldo Giuzzio, para mantenerse en el cargo.

En la misma ciudad, el viernes pasado un solita­rio delincuente llegó hasta la farmacia Cruz Roja, ubi­cada en inmediaciones del Hospital Regional de Ciudad del Este, y preguntó por una persona; en un determinado momento, dio la voz de asalto y exigió a la empleada del lugar todo el dinero. Se llevó la recaudación de la jornada que totalizaba G. 1 millón.

En los últimos días, la inse­guridad ha sido tema de debate en todos los secto­res. Los hechos criminales que ocurrieron en el país demuestran que el índice de delincuencia va en aumento. Y en la ciudad de Lambaré dan fe de ello, dos hechos se mediatizaron en un solo día. A punta de machetillo por la espalda asaltaron a una joven que se encon­traba sobre su moto en el semáforo de la calle Defen­sores del Chaco de la mencionada localidad, aguar­dando luz verde para seguir su camino. La mujer, del susto y sin poder reaccio­nar, entregó su motocicleta.

La situación se dificulta todavía más cuando la delincuencia golpea a aque­llos que hacen un enorme esfuerzo para poder salir adelante y comprar sus comodidades, herramien­tas de trabajo, etc.

Otro caso ocurrido en la ciudad de Lambaré el sábado pasado, en horas de la madrugada, es el robo de un vehículo estacionado en la calle. El propietario ofrece una recompensa para quienes tengan datos de su rodado.

Otro hecho lamentable del fin de semana ocurrió en Capiatá. Vándalos pro­vocaron incendio en una humilde escuela del barrio San Juan de Posta Ybycuá. Vecinos del lugar lograron sofocar las llamas en una de las aulas de la escuela San Juan Bosco. Denuncia­ron que adictos ingresan constantemente al lugar para robar.

VACÍAN VACUNATORIO

La inseguridad sigue más presente en Concepción, dos malvivientes ingresa­ron al Teatro Municipal en la noche del viernes pasado y se llevaron notebooks per­tenecientes a funcionarios de blanco que se encargan de cargar datos para la vacu­nación contra el covid-19. El local es uno de los pues­tos de vacunación de esta ciudad.

El hecho quedó registrado en cámaras de circuito cerrado que captaron a dos jóvenes a cara descubierta que forzaron las ventanas del teatro para poder ingre­sar y llevarse las pertenen­cias. Se llevaron también cuatro cámaras del circuito cerrado y una cafetera.

La inseguridad y la violen­cia son dos fenómenos que agobian al país y que envuel­ven a la ciudadanía de temor e incertidumbre. Tal es la envergadura de esta situa­ción que los Estados Uni­dos agregó en su boletín la recomendación sobre la inseguridad reinante, principalmente en algunos departamentos del Norte.


Dejanos tu comentario