El doctor Raúl Doria, vicepresidente de la Asociación Paraguaya de Sanatorios y Hospitales Pri­vados (APSHP) y director eje­cutivo del Grupo San Roque, celebró por una parte la san­ción de la ley que redirecciona recursos del Fonacide por valor de US$ 40 millones para el pago de la deuda a los sanato­rios y hospitales del sector pri­vado que atendieron a pacientes con covid en el marco de la Ley Covid Gasto Cero.

No obstante, mencionó que hay ciertos rumores que le preocu­pan, ya que le dijeron que si bien fue sancionada la ley, que “aún no cante victoria”, porque al parecer hay algunos senado­res que estarían solicitando este lunes la revisión del video de la sesión para corroborar que existió quórum al momento de la votación.

En contacto con La Nación, instó a los legisladores a no pos­tergar por más tiempo la pro­mulgación de la ley para que el Estado pueda cumplir con sus obligaciones.

–¿Está al tanto de que este lunes se plantea revisar los videos de la sesión porque aparentemente no había quórum al momento de la votación para la aprobación de la ley?

–Sí, estoy al tanto de eso, no es novedad para nosotros, ya que desde hace tiempo están chica­neando con este tema. Aparen­taba que había quórum, pero finalmente hay algunos sena­dores que aparentemente están alegando que no estaban pre­sentes en la sesión.

Supuestamente estaban con micrófono abierto, pero no estaban presentes al momento de la votación, no sé qué eso sig­nifica. No sé cuál es el fondo de esto, pero lo que sí el Estado paraguayo promulgó una ley que nos obliga a nosotros a atender pacientes covid en nuestras instituciones y luego resulta que no tienen fondos para pagarnos.

Ahora que por fin buscaron y encontraron esos fondos, resulta que están buscando excusas para no hacerlo y pos­poner lo máximo posible (el pago). Pero la información ofi­cial que yo tengo es que se votó y se sancionó la ley y que pasa al Ejecutivo para que el presidente la promulgue o la vete.

De esa forma, podremos con­tar con fondos para poder ayu­dar nuevamente al Estado en el eventual caso de que vuelva la tercera ola que se anuncia.

-Coméntenos sobre la ley sancionada y la fuente de financiación para el pago de la deuda a los sanatorios pri­vados.

–También se estuvieron usando fondos de la Ley de Emer­gencia para Salud Pública, y a nosotros ya no nos sobra más nada. Entonces, ahí salió la idea de usar los recursos del Fonacide y todos aceptaron la propuesta, porque vino de Hacienda; primero pasó por Diputados y todos aceptaron. Nosotros mantuvimos varias reuniones con las comisiones de Salud y Hacienda, tuvimos reunión con las autoridades de Hacienda, Salud y el Senado, y todos aceptaron esa idea.

Esta ley se presentó dos veces en el Senado y se pospuso. Ayer fue la tercera vez que se presenta para tratar en ple­nario, se aprobó y quedó san­cionada. Ahora me dicen que espere, que todavía no cante victoria. Mientras tanto, nosotros ya asumimos toda esa responsabilidad, hicimos los pagos y tenemos ahí una deuda que si no nos pagan, no sé cómo nos vamos a recupe­rar.

-¿A cuánto asciende la deuda total del Ministe­rio de Salud con los sana­torios privados?

–Está cerca de los US$ 40 millo­nes, diría que es un poco más, porque la suma de casi US$ 40 millones salió allá por agosto, cuando hicimos un balance en ese mes de todas las carpetas que se presentaron. Pero hay que tener en cuenta que a fina­les de agosto ya casi no había pacientes com covid en los hos­pitales privados, entonces ya se presentaron menos carpetas.

Realmente la vez pasada pos­pusieron el tratamiento de esta ley porque supuestamente no tenían el monto preciso, pero ahora ya lo tiene el Ministe­rio de Salud y el Ministerio de Hacienda, y con los recursos del Fonacide prácticamente se va a cubrir toda la deuda.

No hay razón para posponer o suspender la sanción que ya dieron, eso sería una irrespon­sabilidad porque la tercera ola está llegando, ya se dio en todo el mundo, se está armando en Paraguay y cada vez hay más casos y el Estado no va a poder contar con la ayuda del sec­tor privado como la tuvo en la segunda ola.

–¿Cuántos pacientes aten­dieron durante la segunda ola del covid-19?

–Nosotros atendimos a más de 10.000 pacientes con covid en nuestros sanatorios y hos­pitales. Durante el pico de la pandemia tuvimos habilita­das más de 800 camas exclu­sivas para atender pacientes con covid, tanto en terapia intensiva como salas comu­nes que se armaron así de la nada. Nosotros no construi­mos ningún hospital ni nada, simplemente reorganizamos nuestra infraestructura y sacamos 886 camas de la galera para afrontar esta pandemia.

En este momento no hay ni un solo paciente con covid en nues­tros hospitales y para poder rearmar esos equipos necesi­tamos fondos. Se tiene que ais­lar un área del hospital, se tiene que equipar, se tiene que con­tratar personal nuevo, capaci­tados para atender pacientes con covid y comprar los insu­mos y medicamentos nece­sarios, que son carísimos. Sin recursos no podremos ayudar al Estado, pero si nos pagan sí podremos estar ahí listos para ayudar en la tercera ola.

Dejanos tu comentario