Este jueves se retomó la sesión extraordinaria del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), pero la misma terminó a los golpes y en medio de un alto componente de violencia, por lo que se terminó suspendiendo por segunda vez. El presidente del PLRA, Hugo Fleitas, convocó a una nueva sesión para mañana viernes, a las 10:00, en formato virtual.

En el orden del día se encontraba el tratamiento para definir la realización de la Convención Nacional Extraordinaria, para decidir la expulsión o no de los senadores liberales Dionisio Amarilla, Noelia Cabrera, Hermelinda Alvarenga y Édgar López. Además, también se debe analizar la nota de la Coordinadora de Intendentes liberales, para reestructurar al organismo de representantes del partido.

Lea más: Fleitas suspendió la sesión del Directorio “por el susto ante falta de apoyo”, afirman

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

A la hora de tratar el primer tema empezaron de manera gradual los incidentes, primero con improperios entre los diversos sectores que se encontraban acompañando la sesión de manera presencial. El exsenador y dirigente partidario, Miguel Abdón Saguier, propuso el tratamiento inmediato de la realización de la convención, lo cual fue secundado por el senador Líder Amarilla.

Por su parte, Dionisio Amarilla solicitó el rechazo a la propuesta planteada, catalogándola no solo como dictatorial y autoritaria, sino también como el claro ejemplo de la línea entreguista de la presidencia de Fleitas al frente del Partido Liberal. Acusó además al titular del PLRA de saquear la gobernación del departamento de Cordillera cuando este se desempeñaba como jefe departamental.

Lea también: Para Buzarquis, la oposición requiere de una agenda sin individualidades

“Le invito al pueblo liberal a rechazar esta propuesta entreguista y legionaria de personas comprometidas con la corrupción”, expresó el senador, cuando momentos después, su colega Líder Amarilla solicitó el cierre de debate para llevar a votación el planteamiento de la convención. Inmediatamente después de esta solicitud, se generó una escalada intensa de la violencia que se estaba gestando entre los presentes en la sesión.

Luego, comenzaron los primeros empujones, que posteriormente terminaron en golpes, estirones y sillas volando. En medio de los incidentes, se tiró al suelo la mesa en la que se encontraba el presidente del partido, quien tuvo que trasladarse a otro sector para evitar un desenlace incluso más penoso. Es así como se terminó por suspender la sesión, sin llegar a ningún tipo de definición.

Dejanos tu comentario