La senadora del Partido Encuentro Nacional (PEN) Kattya González rechazó la propuesta de algunos de sus colegas de la oposición de introducir en el sistema electoral paraguayo la herramienta del balotaje. “No es una solución mágica”, expresó. Agregó que el sector político actualmente está afectado por una miopía y falta de lectura de la realidad del Paraguay.

“Ojo con aquellos que pretenden tener posiciones individuales e incidir. No existen fórmulas mágicas, primero fue el desbloqueo de listas con que íbamos a tener una representación de calidad, donde iban a salir las personas que pervertían las ideas y qué fue lo pasó. Hay que respirar ahora para pensar si seguir tocando el sistema electoral y si eso representará realmente la salud de la democracia”, dijo.

La propuesta de introducir la segunda vuelta en Paraguay fue realizada previamente por el Partido Patria Querida (PPQ). El anuncio fue hecho por el vicepresidente segundo de la agrupación, Mario Paz Castaing, quien había comentado que el planteamiento se daría solo para los comicios municipales y sería aplicado en las principales localidades con gran caudal electoral.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

“Miopía y falta de lectura”

El dirigente político había indicado que no sería necesario impulsar una reforma, pero sí modificar la Ley n.° 3966/10, referente a la Carta Orgánica Municipal. Su propuesta fue apoyada por algunos liberales, como por el senador Enrique Salyn Buzarquis.

Lea también: Propuesta de Jaeggli: “Podemos estar ante un intento de lavado de dinero”

“No representan la posición de la mayoría de la oposición, quienes nos mantenemos prudentes. El balotaje no es una solución mágica a la crisis y los problemas que hoy tenemos en el Paraguay. Una miopía y falta de lectura de la realidad puede en este momento abrir las compuertas de una reforma electoral”, sostuvo en una entrevista con los medios de prensa.

“Clase política mediocre”

La parlamentaria sostuvo que “esto es abrir la caja de Pandora, es mucho el riesgo. Es irresponsable esto, no tenemos la certeza en que se puede convertir sin ninguna medición, socialización. Hay que hablar con la gente, con la academia, con los gremios, los constitucionalistas. Con esta clase política mediocre llevar adelante un balotaje y tocar nuestra Constitución, la respuesta es un no rotundo”.

Te puede interesar: Peña apuesta por “encontrar puntos de coincidencias” en el Mercosur

Dejanos tu comentario