Varios llamados a licitación realizados de manera repentina, contratos y nombramientos llevados a cabo de manera masiva solo constituyen algunos de los procesos que están siendo apurados en el gobierno actual antes de empezar con el traspaso de mando. La exministra de Hacienda y una de las encargadas del equipo de transición de Santiago Peña, Lea Giménez, afirmó que estos sucesos resultan preocupantes para el equipo del presidente electo porque buscan evitar el fenómeno de la “caja vacía”.

La realidad es que nos está llegando un tsunami de información de lo que está pasando en las diversas instituciones y allí hay cuestiones que nos preocupan. Debemos tener la casa ordenada y dentro de ese aspecto entra saber cuál es el alcance de la deuda actual del Estado, cuál es la situación atravesada, para luego administrar con una gestión financiera y de caja”, remarcó para el programa “Cara o cruz”, emitido por Unicanal.

En el marco de los últimos manejos estatales se encuentra la convocatoria lanzada por Itaipú Binacional, la cual ofrece 220 cargos y constituirá una carga importante en términos financieros, sin mencionar el procesamiento a pagos moratorios que también se está dando de una manera acelerada. Cerca de 100 personas informaron al equipo de transición que se están capacitando para gestionar los pagos de los intereses moratorios, manteniendo preocupado al grupo de trabajo de la administración entrante.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea más: Armar equipos compactos y con resultados será uno de los desafíos de Peña, según Alderete

“Queremos dar continuidad a proyectos iniciados y que tengan sentido, pero de repente vemos la aprobación de licitaciones plurianuales en el marco de dos a cinco años y llama la atención porque se da en muchas instituciones públicas, el Ministerio de Ambiente es un ejemplo concreto de eso. También se observan nombramientos y movimientos de personas, lo cual genera un costo para el Estado y ya no debería darse hoy en día”, observó para el programa “Cara o cruz” de Unicanal.

Giménez indicó que lo ideal sería parar todos los procesos estatales que no resultan urgentes, más aún teniendo en cuenta la falta de necesidad de tomar decisiones de gran magnitud a tan poco tiempo de terminar el gobierno actual.

Con respecto a todos esos acelerados procesos administrativos llevados adelante en las instituciones públicas, Giménez aclaró todo lo que puede y no hacer el gobierno entrante al no haber ingresado aún en la fase de la proclamación. Recordó que la administración actual tendrá la lapicera hasta el 15 de agosto, por lo cual resultará complicado reclamar alguna toma de responsabilidad por parte del equipo de Peña, pues no podrán tomar acción alguna, más allá de interiorizarse en todos los procesos.

Lea también: Cámara de Comercio urge reforzar la política exterior del Paraguay

Dejanos tu comentario