El senador Martín Arévalo repudió la manera en la cual en el Instituto de Previsión Social (IPS) se anteponen un sinfín de aspectos que no guardan ningún tipo de relación con la salud de sus asegurados y la garantía de una mejora en la atención de los mismos.

De este modo, expuso en su cuenta de Twitter que las licitaciones desarrolladas por la previsional son “rifadas”, priorizando adjudicaciones por obras, seguridad, refacciones, entre otros ítems.

“Se licitan cosas que nada tienen que ver con el impacto en la salud; siempre mintieron, priorizando refacciones, obras, seguridad, limpieza, fumigaciones, equipos de alarmas contra incendio y cualquier otro tipo de compras y contratos donde en nada impacta con la salud de sus asegurados. La desidia, la falta de sensibilidad hacia todos los enfermos es terrible”, sentenció el parlamentario.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea más: Censo: “Hubo miles de irregularidades y esto que salta es la punta del iceberg”, afirma senador

Así también, puntualizó que dentro de toda la dejadez en la cual pone la previsional a los asegurados, lo más repudiable resulta la falta de acompañamiento, gestión y medicamentos a la que someten a los enfermos oncológicos. Arévalo puntualizó que los fármacos para pacientes con cáncer resultan indispensables y no pueden faltar ni un solo día dentro del tratamiento desarrollado.

“Por otro lado se busca licitar el Hospital Hemato-Oncológico, de más de US$ 34 millones, sin poder brindar el tratamiento con fármacos de calidad; ellos se preocupan en construir otro hospital, el del niño, también con un alto número de costo: más de US$ 45 millones”, detalló el senador, dejando entrever que las obras y construcciones son la única preocupación de la previsional, sin equilibrar las mismas con una atención de calidad y provisión de medicamentos.

Lea también: Caso Marcelo Pecci: identifican a cuatro nuevos sospechosos que habrían actuado de nexo

Más falencias

Arévalo también cuestionó que con la declaración de la Cámara de la Industria Química Farmacéutica del Paraguay (Cifarma) se demuestra que la deuda del IPS nunca fue de US$ 240 millones, sino de US$ 120 millones. Reconociendo que de todos modos sigue siendo mucho dinero, manifestó que en realidad lo discutible recae en las licitaciones de la previsional y la manera en la cual las mismas se direccionan hacia aspectos sin ningún tipo de prioridad hacia los asegurados.

“Siempre estamos investigando cómo están obrando este presidente inmoral con su consejo corrupto, si tienen dignidad deben de renunciar. Como senador voy a solicitar un equipo multidisciplinario para realizar una auditoría a la previsional, porque en realidad estas personas carecen de fe”, aseveró el congresista.

Dejanos tu comentario