La criticada campaña proselitista, en algunos casos con la utilización de recursos del Estado, que lleva adelante Hugo Velázquez, actual vicepresidente de la República, reflota algunos hechos negativos que le son atribuidos, en este caso la supuesta reforma del Estado, proyecto anunciado el mes de marzo pasado.

Este proyecto, al que pensaban denominar pomposamente Reforma Estructural del Estado, tenía por objetivo, supuestamente, disminuir los gastos superfluos, pero a criterio del diputado del Partido Patria Querida Sebastián Villarejo “fue una gran pérdida de tiempo, pues el Gobierno decidió hacer reuniones sin sentido”.

La propuesta partió de Hugo Velázquez y el diputado señala que, además de ser una pérdida de tiempo, tampoco se concretó nunca y ni siquiera hubo una presentación formal, recuerda.

Le puede interesar: Zavala señala “complicidad a cara descubierta” del Frente Guasu por buscar derogación de ley contra invasores

Pérdida de tiempo

“Fue un fracaso por la pérdida de tiempo, cuando existían todas las posibilidades para llevarlo a cabo, sobre todo para el sistema de salud, educación y seguridad”, explicó el joven diputado del PPQ.

Hugo Velázquez, quien en ese entonces aún no se encontraba en campaña electoral, dijo que el presidente de la República le había encomendado comunicar la decisión de invitar a miembros del Congreso Nacional y de la sociedad civil para iniciar las conversaciones tendientes a lograr una reforma del Estado y agregó que también las binacionales (Itaipú y Yacyretá) estarían incluidos en el grupo.

Le puede interesar: Socióloga alega que Velázquez no tiene nada que ofrecer como futuro presidente

“El nuevo Paraguay que se viene, aceptará el desafío y comprenderá el escenario histórico donde no se trata solo de propuestas, sino de sumarnos a enormes desafíos para un nuevo país sin inequidad”, expresó el diputado Villarejo luego de recordar la “propuesta” de Velázquez, que quedó finalmente en la nada.

Otro intento de reformar el Estado fue el llevado a cabo por Juan Ernesto Villamayor, a comienzos de la década pasada, y que concluyó con una denuncia penal contra el exministro por el desvío de fondos para el proyecto.

Campaña electoral criticada

La campaña proselitista que viene realizando desde hace meses el actual vicepresidente en ejercicio es criticada por la ciudadanía y la clase política, no solo por ser extemporánea y valerse de recursos del Estado, sino porque se produce en momentos críticos de la economía y la salud, bastante golpeadas por la pandemia del COVID-19.

Otro reciente mal paso que dio Velázquez, plenamente inmerso en su campaña electoral, fue la reivindicación de la dictadura estronista buscando distorsionar la historia a cambio de posicionar su figura política. Durante su recorrido electoral con miras al 2023, el candidato a presidente de la República por Colorado Añetete habló de su deseo de replicar el modelo estronista en el campo, expresiones que le valieron el repudio desde los medios de comunicación y de la ciudadanía en general.

Le puede interesar: Velázquez pretende distorsionar tragedias de la dictadura reivindicando el estronismo

Dejanos tu comentario