El senador colorado Ramón Retamozo recordó que durante su periodo al frente de la Administración Nacional de Navegación y Puertos también recibía constantes pedidos de contrataciones. Consideró que es una costumbre instalada en el ámbito político y más aún en este sector comercial, pero que no se puede considerar tráfico de influencias.

“Los pedidos siempre existen de todos lados de parte de políticos y no políticos, estando en un cargo así siempre se reciben”, expresó el legislador colorado que anteriormente se desempeñaba como titular de la ANNP. Alegó que en su caso sus actuaciones eran directamente en coordinación con el presidente de la República.

Sobre las gestiones políticas que suelen darse, dijo que siempre los políticos realizan este tipo de acciones. “Eso últimamente se considera tráfico de influencias, nosotros no consideramos así”, dijo. Según su visión, esa figura de tráfico de influencias se puede aplicar cuando se ocupa un cargo político ya sea senador o diputado, y se aprovecha para presionar a los ministros o directores para conseguir beneficios para terceros, ya sea puestos o favores.

Lea más: Martín Arévalo hizo lobby por carga declarada como contrabando, dice director de Aduanas

Igualmente espera que esta situación que se desencadenó con la denuncia del titular de Aduanas, Julio Fernández, pueda poner como foco los históricos casos irregulares que se dan. El contrabando es uno de los desafíos que se enfrentan y que se quedan en evidencia con estas denuncias donde se involucran a políticos, aseveró.

También reconoció que aquellos funcionarios que ocupan cargos por su desempeño no logran ascender por culpa de quienes llenan los cupos políticos. “Siempre los que están como ministros tienen su equipo y no dan oportunidad a muchos”.

La denuncia de Fernández contra el senador Martín Arévalo pone en tela de juicio la honorabilidad, ya que podría desencadenar en una pérdida de investidura por tráfico de influencias. El legislador colorado habría respondido a favor de un empresario extranjero de origen libanés que pretendía ingresar a Paraguay un cargamento de productos electrónicos de manera ilegal.

Nota relacionada: Continúa cruce de denuncias entre senador y director de Aduanas


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar