El líder político y exprecandidato a la presidencia Santiago Peña habló acerca de las elecciones de la mesa directiva de la Cámara de Senadores y las iniciativas que buscan impulsar proyectos que atentan contra la propiedad privada y la economía del país. Le preocupa lo que esconde el pacto Abdo-luguista, que ubicó recientemente a Óscar “Cachito” Salomón como presidente del Congreso.

“No es una cuestión personal contra él (Salomón), sino la forma y los aliados que lo llevan ahí, y la intermediación del presidente de la República que fue evidente. Por más que primero se quiso decir que no y luego el senador Silvio Ovelar confirmó que él votó por alguien que no era su primera elección, porque hubo un pedido del presidente de la República”, expresó Peña.

En ese sentido fue claro al puntualizar que las preocupaciones van en torno a las declaraciones del vicepresidente primero Sixto Pereira, que habla de que ante esta nueva conformación van a insistir con el aumento de los impuestos y discutir los derechos de la propiedad privada. Indicó que es importante alertar acerca de estos hechos, ya que a pesar de contar con la mayoría en Diputados estos proyectos generan inestabilidad.

Leé también: La unidad partidaria es prioridad para las municipales, según Velázquez

¿Cuál es la señal que da el Senado?

Peña expresó que “cuando se tiene un Senado que aprueba una ley que despenaliza las invasiones, ¿cuál es la señal que damos de la propiedad privada? ¿cómo hago que se pueda creer en el Estado de derecho? ¿Cómo hago que yo pueda hacer inversiones? fundamental para que haya crecimiento económico, desarrollo, empleo, ingreso”. Con esto se tienen pocas esperanzas de que el futuro económico pueda ser mejor, expresó el exministro de Hacienda.

Consultado sobre las perspectivas de gobierno de Mario Abdo en los próximos dos años que le restan, sostuvo que todos los gobiernos tienen un proceso biológico. “Lo mismo le pasa al Gobierno, cuando comienza un gobierno nace con mucha fuerza, está validado por el proceso electoral. Luego hacia la mitad el mandato tiende a consolidar. Sin embargo, dijo que en el caso de Mario Abdo empezó mal, al año de su gobierno ya estaba al borde de un juicio político por la firma de un acta secreta.

Preocupación por el populismo

“Van a ser todavía dos años bastante difíciles hasta que asuma una nueva administración el 15 de agosto del 2023″, expresó y añadió que probablemente tras las municipales de octubre próximo se empiece la discusión sobre los precandidatos a las presidenciales. “Estos últimos años serán los más difíciles hasta llegar a nuevas elecciones en el 2023”, aseveró.

En ese sentido, manifestó que la preocupación de varios sectores es que el tiempo político es propicio para iniciativas populistas que desestabilicen. “El terreno es más fértil ahora para que surjan proyectos populistas que afecten la economía del Paraguay”, dijo Peña. Sobre su eventual candidatura dijo: “Es muy prematuro adelantarse a hablar de candidatura a la presidencia, las ganas están, la predisposición también, pero estamos en un momento difícil para preocuparnos por eso ahora”.

Te puede interesar: Sala Constitucional analizará si Dionisio Amarilla debe volver al Congreso

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar