El senador Amado Florentín, presidente de la Comisión de Control de Compras COVID-19 del Congreso Nacional, se refirió a los informes con que cuentan sobre la ejecución presupuestaria de los fondos para hacer frente a la pandemia de COVID-19, especialmente por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPBS).

El parlamentario mencionó que la cartera sanitaria cuenta con un presupuesto de US$ 250 millones, los cuales ya se encuentran comprometidos para ejecuciones; sin embargo, Florentín sostuvo que a su parecer el ministerio está realizando de manera lenta estas ejecuciones.

Te puede interesar: Zavala es el opositor con más chances de presidir el Congreso, afirma Bacchetta

“Lo que dice el Ministerio de Salud es que eso ya está todo comprometido con base en licitaciones ya adjudicadas o a adjudicar, pero yo sinceramente creo que la ejecución sigue siendo un poco lenta”, dijo el parlamentario. En este contexto, explicó que la programación presupuestaria para Salud es de US$ 250 millones, el saldo que quedó después del ejercicio fiscal del 2020.

“De los 250 millones de dólares de programación presupuestaria, se ejecutaron 56 millones de dólares, eso significa que queda un saldo a mayo que debe ser ejecutado a partir de junio de 194 millones de dólares. Ese es nuestro informe, coincide con la versión del Ministerio de Hacienda. La ejecución se da mensualmente”, detalló.

Florentín desglosó este presupuesto en los cinco meses de ejecución, de enero a mayo, que llegan a los US$ 56 millones ejecutados, de los cuales se puede hablar de US$ 11.200.000 al mes, lo que significaría que en otros 7 meses sería una ejecución presupuestaria de unos US$ 80 millones de dólares más para este año.

Gasto UTI

Por otra parte, el presidente de la comisión de Control también se refirió al presupuesto para el convenio con los hospitales y sanatorios privados con las unidades de terapia intensiva (UTI), y mencionó que de acuerdo con el informe de Salud serían US$ 20 millones los que estarían siendo ejecutados para este fin.

“El convenio normal entre el Ministerio de Salud y los hospitales privados, referido al UTI, en la ejecución nuestra están 1 millón 543 mil dólares, pero según el informe del Ministerio de Salud, ellos ya tienen comprometidos de esos fondos algo así como más de 20 millones de dólares. Eso significa que el Ministerio de Salud remitió pacientes a esos hospitales y todavía no se consolidó la factura, no se obligó y evidentemente todavía no se pagó”, puntualizó Florentín.

Leé también: Podrían caer contratos de vacunas por romper cláusulas leoninas, advierten

Dejanos tu comentario

17H

¿Cómo Salud Pública debe manejar el aumento de casos de COVID en Alto Paraná?

Click para votar