El exdiputado y abogado Óscar Tuma fue consultado sobre el proyecto de ley presentado esta tarde por el Poder Ejecutivo, en el que se estipula una estabilidad a las disposiciones normativas que regulan el ejercicio de algunos derechos para gestionar la emergencia sanitaria y se tipifica la pena de hasta 5 años o multa al funcionario que vacune irregularmente, no así al beneficiado.

En cuanto al castigo al funcionario que vacuna y no al vacunado Tuma sostuvo que: “Me parece bien que se busque sancionar al funcionario, porque solamente el funcionario tiene acceso a la vacuna, y sobre todo es el que dispone la aplicación de la misma”. Por lo tanto, a su criterio, sancionar a quien se vacunó no es necesario; lo que se busca es evitar que el funcionario cometa irregularidades en la aplicación del inmunizante.

El profesional duda que el órgano competente para llevar adelante el sumario administrativo y aplicar las sanciones a las personas físicas o jurídicas sea el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social.

“Me preocupa por la falta de infraestructura, sobre todo teniendo presente los plazos de la ley, a no ser que se dote de la misma al ministerio para poder llevar adelante todos los sumarios, porque estamos hablando de todo el país”, advirtió.

Leé también: Abdo propone pagar con cárcel la vacunación irregular contra el COVID-19

Responsabilidad del funcionario

Por otro lado, Tuma sostiene que como es una ley especial con vigencia temporal “el objetivo me parece bien, porque lo que se está buscando es tratar de contener los hechos irregulares con sanciones”. En cuanto a la figura del hurto (Art. 24) dijo: “Yo testaría de la ley, ya que dicha figura ya está contemplada en el Código Penal, por lo tanto bastaría con aplicar la norma vigente para ese tipo de conducta”.

Sobre la responsabilidad del funcionario que vacuna expresó: “Acá debemos tener presente que es una ley temporal y que debemos cuidar la aplicación de las vacunas, y esa responsabilidad recae sobre el funcionario”. Asimismo añadió que “el espíritu es evitar hechos irregulares por parte de los funcionarios en torno a la aplicación de las vacunas”.

“La ley sanciona a todos los que no respetan las normas sanitarias por un lado y por el otro castiga a los funcionarios irresponsables”, expresó. Indicó que si bien, las medidas sanitarias van a seguir dictándose por decreto cambia mucho, para derogar o modificar una ley, solo se puede hacerlo por otra ley y eso lleva su tiempo. En cambio modificar un decreto lleva el tiempo que firme el presidente”.

Te puede interesar: Nelson Argaña asegura que Nicanor Duarte Frutos también ya se vacunó contra el COVID-19

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar