La incapacidad para gobernar es lo que sobresale en este cierre de año para el gobierno de Mario Abdo Benítez al frente del Poder Ejecutivo, calificó el analista Marcelo Lacci. Sostuvo que fue un gobierno sin ideas, sin propuestas, sin gestión, sin nadie, “incompetente y mediocre”, sentenció.

Al principio de año fue salvado por la intervención “rápida y sorprendente de enfrentar la pandemia a tiempo, pero después en el transcurso de los meses demostró incompetencia y mediocridad”, recalcó en contacto con La Nación. Agregó que esto se da a causa de no saber gobernar.

El analista político considera que Mario Abdo está aplazado en su gestión del 2020. Foto: Archivo

Explicó que el punto de partida es que casi ningún ministro conoce la tarea a realizar. “No es cuestión de ser técnico, sino de tener sentido común”, expresó, lo que considera que carecieron los elegidos por Abdo al frente de los ministerios.

Lea más: Hugo Velázquez destaca la unidad colorada al cierre del 2020

Mazzoleni, técnico, pero sin manejo político

Para Lacci, el salvador de su gobierno al principio de la pandemia fue el ministro de Salud, Julio Mazzoleni. No obstante, considera que le falta mejor control administrativo, pues “parece que no sale de su oficina su control, da indicaciones, pero su parte administrativa hace cualquier cosa”, expresó al hacer alusión a todos los casos de corrupción destapados con los fondos del COVID-19, de la Ley de Emergencia Sanitaria, que lo dejó en evidencia.

Las ideas y vueltas dentro de la crisis sanitarias, los casos de corrupción y la mala ejecución manchan la gestión de Mazzoleni. Foto: Archivo.

El hecho de anticiparse en la cuarentena porque entendieron que se tenía que intervenir a tiempo fue lo que le dio el rango de capitán, pero “con los fondos que se le dieron no hizo todo lo que se podía hacer”, sostuvo. Sin embargo, resaltó que se tuvieron números bajos de contagios y muertos, lo que es un punto a favor.

Ministros y sus tajadas

Explicó que ante la falta de un movimiento orgánico que responda al mandatario, surgen demasiados inconvenientes a la hora de manejar y cambiar a su gabinete, pues él llegó al poder con la ayuda de varios caudillos colorados.

“Les debe dar tajadas, lo que deja a su gobierno con equilibrio inestable. Cambiar piezas genera terremotos”, advirtió. Como ejemplo puso al ministro de Educación, Eduardo Petta, quien es catalogado como incompetente. Sin embargo, continúa en el cargo pese a una interpelación de por medio. “Quitarlo significa recibir una avalancha de pedidos de todos los grupos; entregarlo a uno y no a otro es un desequilibrio enorme”, añadió.

En cambio, recordó que igual se procedió al cambio de Benigno López, quien estaba al frente del Ministerio de Hacienda y dejó el cargo por motivos particulares debido a su nombramiento ante un organismo internacional como es el BID. La renuncia fue aceptada porque fue a cambio de un técnico en una cartera importante.

Te puede interesar: Caso Marina Cué: alertan sobre una posible violación a la Ley de Deforestación Cero

Colorado Añetete, sin líder

La renuncia del senador Enrique Bacchetta al liderazgo de la bancada de Colorado Añetete en la Cámara de Senadores desmembró al movimiento y más aún en la bancada de la Cámara Alta. Salió al no estar a gusto con algunos puntos, esto es, son acciones “que no se permiten a su nivel de debilidad”, aseguró el analista.

Comentó también que dentro de la crisis sanitaria está la crisis política, pues cada terremoto interno lo divide más y más y hace que Abdo se someta a Horacio Cartes, “quien está volviendo a la carga, adquiriendo poder dentro de la estructura”, sentenció.

La bancada de Colorado Añetete transmite el desequilibrio al presidente de la República. Foto: Archivo

EPP y su lucha

Si bien este año se dio la caída de algunos miembros del grupo criminal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), esto no puede significar mucho, reconoce Lacci. Primeramente porque cree que la lucha contra las organizaciones criminales no se resuelven a los golpes.

Teniendo en cuenta que el gobierno utiliza como referencia la política colombiana, recordó que en ese país no se logró destruir a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), sino que terminaron firmando un acuerdo de paz. “No destruyeron a las FARC, ¿para qué utilizar política que se resolvió con acuerdos”, cuestionó.

Recordó las políticas utilizadas en Europa, donde se logró exterminar a las guerrillas, planes que debieran replicarse, pues de lo contrario “se mantiene el EPP de forma endémica, un día mata dos o tres miembros, otro día te hacen un secuestro, volviéndose la cosa permanente”, concluyó.

Lea más: Villamayor se muestra optimista ante examen de Gafilat

Dejanos tu comentario

11H

Si tuvieras que calificar la gestión de Julio Mazzoleni, ¿qué nota le pondrías?

Click para votar