La ausencia de un protagónico dentro de la concordia que se está instaurando en la Asociación Nacional Republicana (ANR) es lo que genera una actitud de la senadora Lilian Samaniego, quien esta semana fue cuestionada por malas gestiones así como por sus prácticas de nepotismo. La previa de la convención colorada que recibe presión por parte de algunos sectores la colocan como la política de la semana para La Nación.

Dentro de las obligaciones que se enmarcan con miras a unas elecciones municipales, un grupo de legisladores, entre ellos la senadora Samaniego, se mostró en contra de la prórroga del mandato de la actual Junta de Gobierno, lo que fue calificado como un intento de sabotaje de la unidad partidaria que se está dando desde la Operación Cicatriz y con la inscripción de Concordia Colorada.

Leé además: Lilian pagaba hasta maquilladora y peluquera con dinero de la ANR

“Mucha gente está buscando la suspensión de la convención, será algo importante para el partido donde irán los convencionales a alzar su voz. Aquellos que buscan suspender la convención están saboteando la unidad del partido”, mencionó el secretario adjunto del presidente de la República Mario Abdo Benítez, Mauricio Espínola, quien se encuentra como nexo dentro de los asuntos partidarios.

La misma visión política la tuvo el senador oficialista Silvio Ovelar, quien incluso catalogó a Samaniego de ser una figura en esta ocasión sin un rol protagónico, lo que la tiene incómoda, por lo que buscaba perjudicar el proceso de unidad. “Los que no entran en la Concordia Colorada son los que quieren perjudicar al partido, esa es la realidad”, indicó.

Algunos senadores que se oponen a la convención extraordinaria del Partido Colorado participaron de una reunión con una postura en contra de la convención, Lilian Samaniego como primera figura. Foto: Gentileza.

Pero así tampoco le sorprendió el rol que asumió la extitular del Partido Colorado, “Ella (Samaniego) no forma parte de lo que es la Concordia Colorada, por alguna razón, y busca su espacio. Le da la vuelta y trata de embarrar por todos los medios esta convención”, sostuvo.

Igualmente, la postura de la dirigente colorada dio un cambio rotundo desde que el secretario Mauricio Espínola tuviera un acercamiento a ella para suavizar sus actuaciones, así fue que se anunciaba que “Lilian Samaniego acompaña todos los puntos a tratarse en la convención; coincidimos plenamente en que es un acuerdo político y en escuchar a todos los sectores mayoritarios y minoritarios del partido sin excepción. Coincidimos en que siempre el camino va ser el diálogo y la tolerancia”, expresó.

Leé también: Lilian si no participa embarra siempre, sostiene Ovelar

Parientes en binacionales

El presidente de la Seccional Colorada Nº 15 de la capital, Maximiliano Ayala, trajo a colación el motivo por el que las elecciones juveniles del Partido Colorado no pudieron realizarse el pasado año, teniendo como interventora una vez más a la senadora Samaniego.

“Las elecciones no se realizaron a consecuencia de tu inoportuna intervención. No pudiste decidir a tiempo a cuál de tus acólitos poner en las listas, pero te sirvió como moneda de cambio para meter parientes en las binacionales”, mencionó.

Lilian Samaniego dejó un importante déficit al Partido Colorado con el que carga la gestión de Alliana. Foto: Archivo

Mala gestión

Ante esta oleada de intención de posicionarse y encontrar su espacio dentro de la escenario partidario, el despilfarro de los G. 1.500 millones mensuales dentro de la gestión de Samaniego reflotó, esta vez por parte del propio presidente de la ANR, Pedro Alliana, quien recordó la forma en que se manejaron las finanzas de la agrupación política.

“Antes también se utilizaba para pagar asesores políticos, asesores de imagen, se pagaba a peluqueros, se pagaba a manicuras, se pagaba a maquilladora. Se utilizaban más de 30 millones de guaraníes al mes en combustible, hoy ya no se utiliza eso. Los vehículos de la Junta de Gobierno usaban familiares de altas autoridades, con chofer y combustible de la Junta de Gobierno”, detalló.

La deuda sumó alrededor de G. 40.000 millones, con un déficit de casi G. 15.000 millones al año, a raíz de los gastos de G. 1.500 a 1.600 millones al mes. Sin embargo, solo se llegaba a los G. 200 millones al mes en aportes partidarios.

Te puede interesar: Llamativo cambio de postura de Lilian Samaniego sobre convención tras reunirse con Espínola


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar