Los concejales asuncenos Rodrigo Buongermini –del otrora Avanza País– y José Alvarenga Bonzi –del novel movimiento Orden Republicano– protagonizaron el día de ayer un incidente en la Junta Municipal de Asunción. Presuntamente, el concejal Alvarenga intimó al concejal Buongermini a que sostenga la denuncia contra su persona, este último lo calificó en reiteradas ocasiones de “comprador de votos”. De acuerdo con lo denunciado, presuntamente habría acontecido una agresión física y verbal.

Agua y agresiones

“Denuncio públicamente que he sido agredido verbal, como siempre, y físicamente por el colega José Alvarenga en la sala de sesiones de la Junta Municipal de Asunción el día de hoy”, expresó el concejal de Avanza País, quien recordemos pertenecía a la plataforma política del Partido Movimiento al Socialismo (P-MAS) y apoyó la candidatura de Mario Ferreiro a la Intendencia de Asunción, quien posteriormente renunció.

“Agua nomás para que calme su griterío y acusaciones”, dijo Alvarenga Bonzi respecto a su reacción frente a lo que consideró fue una difamación reiterada por parte de su colega. “En plena sesión me difamó el colega. Le derramé estando de frente y al terminar la sesión, por qué debe sostener una acusación así de grave”, sostuvo Alvarenga al tiempo de justificar su accionar por sentirse agraviado. Recordemos que esta misma práctica aconteció en el Senado de la mano de Paraguayo Cubas contra su colega Juan Carlos Galaverna.

Leé también: “Nenecho”, en plena campaña electoral, se cuelga de video viral de barrenderas

Posiciones contrarias

Buongermini, por su parte, justificó sus dichos y expresó que Alvarenga lo agredió por ser contrario a la prórroga de mandato por un año más a Humberto Blasco y Fabiana Benegas de Sánchez al frente de la Junta Municipal. “En la ocasión, se discutió la prórroga de la actual mesa directiva, el simple hecho de tener una posición diferente a la suya lo llevó a insultarme sin parar hasta que le contesté, lo cual le llevó a tirarme un botellazo, desafiarme a una pelea ‘como hombres’ y a amenazarme”, dijo.

Por su parte, Alvarenga dijo: “Tenía una botellita de agua, le derrame, por su incesante provocación. Y no es para mayores su polémica”. Añadió además que “miente, me difamó y me calumnió durante toda la sesión. Al terminar la sesión, le solicite que sostenga su acusación de decirme como unas 20 veces seguidas ‘comprador de votos’, no me dedico a eso, debe sostener una acusación así y ahora otra diciendo que lo agredí físicamente”.

“Prepotencia” y “denuncia falsa”

En las redes sociales, Buongermini sostuvo que “la prepotencia cavernaria de la que hizo gala durante todo este período no le permite vislumbrar el disenso y, mucho menos, entender su importancia para construir una decisión democrática, que convierte cada sesión en un esfuerzo sobrehumano a la hora de tratar de evitar provocaciones y no reaccionar como es su deseo”.

Finalmente, también en las redes sociales, Alvarenga publicó una serie de tuis para dar a entender su postura respecto al agravio que recibió de su colega. “Aclaratoria ante la acusación de hoy. La falsa denuncia es delito. No se debe faltar a la verdad cuando uno se queda sin argumentos y busca no solo agredir y victimizarse”, expresó.

Te puede interesar: Llano califica a Alegre de “fascista, arbitrario, totalitario y dictatorial”

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar