Miembros de los gremios del magisterio nacional y del sector público remitieron una nota al titular del Congreso Nacional, el colorado Óscar “Cachito” Salomón, con la finalidad de solicitar el rechazo del proyecto conocido como ley de insolvencia, alertando que el mismo generará una convulsión social por ser contrario a la mayoría.

“Nos dirigimos en representación de miles de docentes y servidores del sector público para expresar nuestro rotundo y categórico repudio y rechazo al proyecto de insolvencia que tiene media sanción de la Cámara de Senadores y que fue rechazada por unanimidad en la Cámara de Diputados”, sostiene el documento.

Lea también: La invasión de la estancia Pindó pasó de ser pacífica a violenta

El proyecto de ley contará con sanción ficta el próximo 13 de noviembre, razón por la cual solicitaron a Salomón realizar un tratamiento urgente de la propuesta. “Solicitamos el tratamiento urgente en sesión extraordinaria de la Cámara de Senadores a fin de rechazar el mencionado proyecto por atentar contra el patrimonio y los intereses de los docentes y de los funcionarios públicos. El proyecto cuenta con 360 artículos, de los cuales muchos de ellos de interpretaciones muy técnicas y subjetivas como los artículos 9, 52, 80 89 y 262 entre otros”, refieren.

“Generará convulsión social de insospechadas consecuencias para el actual gobierno”

Por otra parte, alertaron a los congresistas que de ser sancionada y promulgada la iniciativa generará un caos social, teniendo en cuenta la actual crisis sanitaria y económica generada por el COVID-19.

“De no rechazar la Cámara de Senadores el mencionado proyecto, anunciamos urgentes medidas jurídicas y gremiales contra el Congreso Nacional y el Ejecutivo. Consideramos que este proyecto de ley es contrario a los intereses de las mayorías y la actual crisis económica de grave repercusión social generará convulsión social de insospechadas consecuencias que el actual gobierno tendrá que asumir”, puntualizaron.

El proyecto fue presentado por el Ejecutivo y tiene como fin modernizar la Ley de Quiebras (que data del año 1969) y ayudar a mejorar el clima de negocios en el país. El texto tiene más de 300 artículos.

Algunos puntos establecidos en la propuesta

En la iniciativa se establece que con la segunda cuota impaga, el empresario ya entra en cesación, estipula que si hay 70 días de mora por alguna deuda, los acreedores pueden gestionar ellos mismos la quiebra, una vez que se determine el apoderamiento legal de todos los bienes del deudor, estos serán administrados por los síndicos de quiebra, que deberán liquidar todo el patrimonio para poder pagar al deudor, la persona afectada debe contar con abogados y pagar a los mismos síndicos, ya en plena crisis económica por el COVID-19.

Te puede interesar: Por inoportuna, Diputados rechaza ley de insolvencia con 80 votos y proyecto vuelve al Senado

Dejanos tu comentario

17H

El nivel de ocupación de camas de terapia intensiva llegó al tope. ¿Qué debe hacer Salud Pública?

Click para votar