De acuerdo con los reclamos, Camilo Arrúa, presidente del Sindicato de Pescadores del río Paraguay, dirigente liberal, exconcejal municipal y departamental, usando la violencia, la extorsión y el chantaje como herramientas junto con su hijo, el hoy concejal municipal de Mariano Roque Alonso, presionan a la empresa Vimérica SA, presuntamente, al manipular el listado de pescadores que recibirían las compensaciones.

De acuerdo con lo indicado, cuando la empresa Vimérica SA realizó las obras de refulado, el Sindicato de Pescadores hizo un pedido de G. 150 millones por “pescador”. Sin embargo, se presentó presuntamente una lista en la que la gran mayoría no son pescadores, sino los familiares de Arrúa y amigos políticos liberales. La primera lista contaba con 217 nombres y la segunda con casi 300 de los supuestos pescadores.

Leé también: Vimérica SA solicita a la Conaderna excluir a la CGR de la reunión de hoy

Señalan que al inicio de las conversaciones, en un acto de vandalismo y prepotencia, Camilo y Félix Arrúa encabezaron a un pequeño grupo de seguidores que ocupó la isla que es propiedad privada. De acuerdo a lo indicado, pusieron carpas y quemaron neumáticos cometiendo diversos delitos. Además, quemaron los cables de instalación eléctrica de las máquinas de refulado ocasionando una gran pérdida a la empresa, causando que las obras se detengan.

“Pescadores” son funcionarios y parientes

En la lista presentada a la empresa Vimérica SA, bajo declaración jurada, Arrúa refrendaba como presidente del sindicato que cada uno de los supuestos pescadores no eran funcionarios públicos, ni se dedicaban a ninguna otra labor. De acuerdo con el relevamiento, indican que se pudo constatar que 6 de los integrantes de la lista son funcionarios de la comuna de MRA, coincidentemente casi todos familiares de Arrúa.

Entre los beneficiaros se encuentra el hijo de Camilo Arrúa, Óscar Teófilo Arrúa Alcaraz, indican además que en dicha lista figura también como funcionario su nieto. Entre los demás potenciales beneficiarios estarían propietarios de minisúpers, ferreterías, peluquerías y dueños de colectivos.

De acuerdo con las denuncias, existen audios confirmando la presión con el que someten a sus seguidores para que estén en la lista, prometiendo sumas siderales sin mencionarles que corren el riesgo de ir hasta 5 años a prisión por presentar declaraciones juradas falsas.

También te puede interesar: Vimérica presentó el proyecto del puente y un gran centro turístico

Dejanos tu comentario

17H

El nivel de ocupación de camas de terapia intensiva llegó al tope. ¿Qué debe hacer Salud Pública?

Click para votar